miércoles, 30 de junio de 2010

Nuevo triunfo de "la Roja"


Al parecer, Kamarada Mari Kospe se reunió en secreto con Juan Pedro Hernández Moltó, ex presidente de Caja Castilla-La Mancha, para exigirle que colocara en la Caja a Ignacio López del Hierro, su actual marido. El propio Hernández Moltó relata que en esa reunión, producida en 2007, la Kamarada apeló a la cuota del PP  en la Caja. Eso sí, “no me pidió que colocara a nadie más”

Aunque no es este el mayor triunfo de “la Roja”. En las últimas semanas hemos conocido que ha sido capaz de cancelar, ¡en tan sólo dos años!, una deuda hipotecaría superior a los 750.000 euros. Eso sí que es una victoria y lo demás son tonterías. Ni jogo bonito ni pollas, ¡patapum p'arriba! En serio Mari Kospe, de camarada (hipotecado) a Kamarada: ¡¿Como lo hiciste?! 
---------------------------------------------------
PPT ©  

martes, 29 de junio de 2010

Yo de mayor quiero ser como Will Johnson


…y componer como él …y cantar como él …y tocar la guitarra como él …y es que da lo mismo el formato que elija para su puesta en escena, el señor Johnson nunca decepciona. El domingo por la noche en la Sala El Loco, actuó acompañado de los miembros de la banda catalana Anímic, en el marco de un interesante proyecto en el cual “las partes” interpretan un repertorio de canciones flamantes, compartidas y muy, pero que muy recientes. De hecho, al comienzo de la actuación, la propia vocalista de Anímic nos comentó como se habían conocido hacía tan sólo unas semanas en su estudio de grabación, y como allí, de forma libre y presurosa, se había gestado el tracklist de esta gira. Siempre he escuchado que las prisas son malas consejeras, pero se ve que a un genio como Will Johnson eso no le afecta, porque le ha quedado el asunto que ni bordado. Algo también habrá tenido que ver el trabajo del septeto catalán, al César lo que es del César, una banda a la que no tenía demasiado ubicada hasta el momento pero que, a partir de ahora, no perderé de vista.

Tras la actuación del rey Midas de la americana, le llegó el turno a Clem Snide, la banda de ese simpático payasete llamado Eef Barzelay. Con dos álbumes muy recientes -al magnífico “Hungry Bird” (2009) se ha sumado recientemente “The Meat Of Life” (2010) – el cuarteto de Boston, residente en Nueva York y afincado en la actualidad, no sabemos si temporalmente, en Nashville, tenía muy fácil de que repertorio tirar. Desgranando la mayoria de los cortes de su último larga duración e incluso atreviendose a versionear al difunto “rey del pop” (“Man in the mirror”), la banda dejó claro el porqué ya ha de ser considerada como un clásico moderno. Ese cocktel de rock contemporáneo, pop vintage, folk elegante, alt-country e incluso reminiscencias al jazz practicado por gentes como Chet Baker, constituye una mezcla a la que es difícil resistirse. Y eso sin contar con el magnetismo que desprende el amigo Barzelay al que gran parte del público femenino (y también masculino!!!) profesa auténtica devoción. Y digo yo que no les faltan motivos, ¡a la vista está!. Por cierto, impagables los guiños cachondos al “What is love” del olvidable Haddaway.

En definitiva, que disfruté como un enano y en la mejor compañía de una velada musical de altura. Una noche valenciana en la que Texas, Cataluña y el particular universo Barzelay se dieron la mano para hacernos felices a todos los allí presentes. Bueno, a todos o a casi todos, en cualquier colectivo siempre existe una nota discordante. En fin, ya se sabe, toda cuestión tiene dos puntos de vista, uno es el equivocado y el otro es el nuestro. Evidentemente ese último es el que prevalece.      

lunes, 28 de junio de 2010

Carteles del futurismo italiano en el MuVIM


Si hay una vanguardia genuinamente italiana, esa es el futurismo. Mientras en Francia triunfaban los fauvistas y en Alemania los expresionistas, en la Italia de comienzos de siglo se gestaba uno de los movimientos artísticos más interesantes de toda la historia. Fue promovido por Filippo Tommaso Marinetti a partir de la afirmación "un automóvil de carreras, que parece correr sobre metralla, es más hermoso que la Victoria de Samotracia" (Manifiesto del Futurismo – 1909). Marinetti, estimulado por el rápido cambio social que se estaba produciendo, propugnaría una “revolución cultural” que debía abarcar todos los aspectos de la sociedad, partiendo del arte, para luego incluir las expresiones de la cultura y, más en general, los modos de vida.

Pues bien, durante estos días en el MuVIM, tan en boca de todos por culpa de oscuras cuestiones que no vienen al caso, se expone una interesante muestra de las novedades que el lenguaje futurista introdujo en el cartelismo publicitario italiano. Carteles en los que se asume el mito de la velocidad y el progreso de la tecnología como momentos fuertes de una sociedad que mira al futuro rechazando la tradición. Así vemos interesantes obras de Federico Seneca, Renato Bertelli, Ernesto Michaelles –Thayat-, Carlo Carrà o Giacomo Balla en las que se introducen todos los conceptos del movimiento en la publicidad de algunas de las principales marcas e instituciones italianas. También en favor del régimen fascista al que, desgraciadamente, secundaron la mayoría de futuristas desde la creación en 1919 de los “fasci italiani di combatimento” de Benito Mussolini. En esta línea fascista destacan varias esculturas presentes en la exposición, sobretodo una maqueta para un palco de Mussolini ciertamente curiosa. El furor por el progreso, la revolución tecnológica y el militarismo llevó al escultor a crear una cabecera en forma avión de guerra. Para mi gusto, la más chula de todas las obras expuestas.

En conclusión, “El espíritu del futurismo en la publicidad italiana” es una exposición breve pero ciertamente interesante. ¡Como no!, politiqueos al margen, hay que reconocer que la estética futurista es de lo más potente que nos dejaron las vanguardias artisticas de comienzos del siglo XX. 

domingo, 27 de junio de 2010

España, la Eurocopa y el día de la marmota

"La fatalista relación de España con su pasado dificultó durante décadas su desempeño en los Mundiales. Se hablaba de la historia con una reverencia negativa. En la memoria colectiva se habían grabado todas las frustraciones de un equipo que apenas nunca había funcionado bien en el concierto internacional. La selección estaba asociada a momentos tristes y los nombres que los representaban: Cardeñosa, Eloy, Julio Salinas, Zubizarreta, El Ghandour… Se interiorizó tanto el fatalismo que el equipo cumplía mejor con sus defectos que con sus cualidades. La mala historia del equipo funcionaba como coartada.

El éxito en la Eurocopa se interpretó como la solución a este problema, la catarsis necesaria para conducir al fútbol español a un lugar más amable: el del optimismo. Se ganó y el equipo tuvo empaque. Durante tres semanas jugó muy bien. Se lo reconoció todo el mundo. Los perdedores por naturaleza se habían transformado en brillantes vencedores. Esa victoria sólo podía tener efectos positivos sobre los jugadores, los aficionados y el periodismo. No ha sido así. Por desgracia, el pasado siempre tiene un efecto dañino sobre España.
Empieza a ser cargante y muy negativa la constante referencia a la Eurocopa 2008. No sólo se utiliza como el metro patrón del juego, sino que invita a místicas desafortunadas. La de Luis Aragonés, por ejemplo. Se quiera o no, su tiempo ha pasado. Es historia. Merece todo el honor y el máximo aprecio por parte del fútbol español, pero ni es el seleccionador, ni se le espera. No se puede construir una ficción con lo que Luis hubiera hecho con este equipo. No es sano, ni justo. Luis condujo a la selección por una mediocre fase de clasificación en el Mundial 2006 y por un discretísimo recorrido en el torneo.
Otro asunto recurrente es la obsesiva comparación con el juego en la Eurocopa. Probablemente el fútbol de España sea inferior al de entonces, aunque conviene situar las cosas en su sitio. En primer lugar, sólo uno de los cinco rivales que tuvo la selección ha pasado la primera fase en este Mundial: Alemania. En el caso de Rusia y Suecia, ni tan siquiera se clasificaron para Sudáfrica 2006. El Mundial es otra cosa, mucho más compleja y exigente. Basta un dato, Dinamarca ganó la Eurocopa 92 sin preparación previa.
Con respecto al juego, la referencia a la Eurocopa resulta paralizante. Se olvida que el tiempo no se detiene y el fútbol, tampoco: alumbra nuevos jugadores, conspira contra los más veteranos, penaliza con lesiones y descubre argumentos tácticos para neutralizar a los que tuvieron éxito anteriormente. Eso es lo que ha ocurrido en los dos últimos años y que se olvida con tanta frecuencia. La selección de 2008 no se podía conservar en formol. Por el camino se han descubierto excelentes jugadores –Piqué y Busquets son dos grandes exponentes- y se han averiado otros. Las lesiones de Iniesta y Torres han sido tan importantes que obliga a respetar el sacrificio de este equipo con respecto al que ganó la Eurocopa.
La comparación estraga, por injusta, innecesaria y repetitiva. Aquel torneo ya se jugó, aunque parecemos empeñados en jugarlo cada día en nuestras cabezas. La mejor Alemania de la historia ganó la Eurocopa de 1972 en medio de la admiración general. Dos años después, con los mismos jugadores, conquistó el Mundial entre críticas y motines. Con mejor o peor fútbol, los alemanes no han sido prisioneros de su pasado. Han seguido adelante. España, sin embargo, se encuentra atrapada por un síndrome temible: el del día de la marmota. Pretende levantarse cada día y encontrarse felizmente en el Práter de Viena. No sólo es irreal, también es ridículo.
Tres partidos después de comenzar el Mundial, buena parte del fútbol español continúa atrapada en el pasado, en un bucle nocivo que le impide afrontar la realidad. Estamos en otro torneo y en otro momento. Es necesario que el seleccionador y los jugadores no participen de la absurda nostalgia que nos invade. Al equipo le conviene la máxima dosis de realismo. Es la principal lección de la dura travesía por la primera ronda. No ha sido el equipo de la Eurocopa, ¿y qué? Es el entorno, principalmente el mediático, el que debería reflexionar sobre el peligro del ensimismamiento. Por desgracia, se ha llegado a un punto muy español: convertir el pasado en una trampa. Durante décadas, la selección fue víctima del fatalismo histórico. Llegó el éxito y tampoco sirve. Siempre nos quedamos enganchados fuera de la realidad."

Santiago Segurola – diario Marca, 26/06/2010-

viernes, 25 de junio de 2010

Paz, de Richard Bausch


De Richard Bausch no me había leído nada. Es más, apenas conocía algún dato sobre él, más allá de que fuese un buen amigo del mítico Raymond Carver. Y en estas estaba cuando cayó en mis manos una novelita titulada “Paz”.

¿Y que es "Paz”? Pues se trata de una historia de guerra, protagonizada por un grupo de jóvenes soldados norteamericanos a los que se les encomienda una misión exploratoria en Italia, en el marco Segunda Guerra Mundial. Los chicos, casi adolescentes, se verán así inmersos en una terrible noche, atravesando colinas nevadas que nunca terminan, con un frío insoportable, una lluvia que no cesa y con la amenaza constante de los francotiradores alemanes escondidos en los márgenes del camino para facilitar así la huída del ejército nazi.

La aventura de esta patrulla sirve a Bausch para mostrarnos la locura de las guerras y el infame comportamiento de los contendientes, seres humanos que no saben de patrias ni de Estados y que, en definitiva, tan sólo buscan sobrevivir. O sea, que Bausch no cuenta nada nuevo que no hayamos leído y/o visto ya en decenas de libros y películas, pero lo cuenta muy bien. Otra reflexión más sobre el horror que, si bien no puedo calificarla de imprescindible, al menos, sí que la encuentro muy entretenida.  

"Miró de nuevo a su alrededor. La lluvia había dibujado un reguero en la maraña de un zarzal, un brillo de plata que descendía hasta el fango del sendero. El agua era muy trasparente y muy limpia. Se echó la carabina al hombro y regresó despacio a la guerra."

miércoles, 23 de junio de 2010

Seis de los grandes


El segundo tomo de la trilogía Underworld USA de James Ellroy, arranca justo donde termina el primero, con el asesinato de JFK en noviembre de 1963 en la ciudad de Dallas. Hasta allí llegará el agente del FBI, Wayne Tedrow Jr., con 6.000 dólares en el bolsillo y la misión de cargarse a Wendell Durfee, un fullero acusado de violación y asesinato que va a desempeñar un papel capital en la trama.

¿Pero que tiene que ver esto con el asesinato de Kennedy? Pues de eso va la cosa, de descubrirlo. Y es que en “6 de los grandes” Ellroy continua destripando las complicadas relaciones existentes entre el Ku Klux Klan y los grupos supremacistas blancos, la Cosa Nostra, el anticastrismo militante y, por supuesto, la policía y muy especialmente el FBI del abyecto señor Hoover, todos ellos implicados en tan sonado magnicidio y también en las dos muertes con las que se cierra este libro, las de Bobby Kennedy y Martin Luther King, ambas producidas en 1968.
   
Al igual que sucede en “América”, Ellroy se sirve de un gran número de pesquisas, mezcla de ficción y realidad, para dar su visión de uno de los episodios más tristes de la historia de los EEUU. Sin embargo en esta ocasión, Ellroy varia su forma de escribir, pasando a utilizar un estilo minimalista en el cual abundan las frases cortas, casi telegráficas, que se suceden una detrás de otra, dándonos pequeños bocados de información. Una información que, al igual que ocurría en “América”, nos introduce en varias subtramas que nos llevan de viaje alrededor del mundo, desde los EEUU hasta la Cuba de Castro, o hasta Vietnam, en donde se está desarrollando una guerra en la cual hay depositados variados (y suculentos) intereses. Todo ello capitalizado por un cúmulo de personajes que, para seguir la tónica de “América”, están de mierda hasta las trancas.

Cierto es que no me ha impactado tanto como “América”, pero no por ello “6 de los grandes” deja de ser un buen libro. Desde luego entretener, entretiene un huevo. Y yo estoy deseando comenzar “Sangre vagabunda” para ver en que acaba todo esto. Y sobretodo para asistir a la caída de toda la caterva de corruptos de los que se habla en esta trilogía y a los que, con sus luces y sus sombras, uno acaba por coger cariño.  

martes, 22 de junio de 2010

Lo que mal empieza, mal acaba

Hoy se ha producido el tercer y último ridículo de Francia en el Mundial de Sudáfrica. Despedida y patético cierre para les bleus. Y para rematar la faena, el iluminado de Domenech casi llega a las manos con Parreira durante la disputa del partido. Un encuentro en el cual no fue alineado el capitán Patrice Evra por liderar la rebelión contra el seleccionador francés y en el que Eric Abidal, defensa lateral derecho del FC Barcelona, se negó a jugar al sentirse “vacio” según sus propias palabras.

Aunque lo más bestia de este affaire se produjo ayer y fue en forma de editorial de L’Equipe: "Estos jugadores no merecen las lágrimas ni el enfado de la gente. Sería dar demasiado a unos hombres que no saben regalar nada. (...) Tenemos que reírnos de nuestros pilares (Ribéry, Gallas y Anelka) que se creen más que el resto. Es necesario analizar el papel de Domenech, ahogado en su ego pero superado por el ego de sus jugadores. Hay que aprovechar la oportunidad para educar a nuestros hijos y relativizar delante de ellos las cosas del deporte. (...) Empieza a salir la verdad sobre el comportamiento de esos raperos de los suburbios, que han apartado a Gourcuff, un francés de clase media-alta de un pueblo de Bretaña". 
.
¡Joooder nano! Que no dudo yo que les falte razón a los periodistas franceses y que la actual selección esté formada por niñatos y/o futbolistas de vuelta a los que todo importa un carajo, especialmente en lo que concierne a ese Anelka, de nombre Nicolas, el tipo más loco que ha pasado por la selección gala en toda su historia... ¿he dicho el más loco?...nooooo!!! Ese honor debe corresponderle al seleccionador Domenech, un personaje que confecciona sus alineaciones siguiendo los designios del Tarot o que descarta convocar a determinados jugadores por razón de su horóscopo. Pero también hay que destacar las ganas que les tenían a esos "raperos de los suburbios", anteriormente el orgullo de la Francia multicultural. Vaya si lo celebraban cuando ganaron el Mundial del 98.
.
Por cierto, imprescindible el artículo de Enric González sobre Raymond Domenech ("El imbécil culto y realizado"). 

lunes, 21 de junio de 2010

El ciclista de Tim Krabbé


Entre todos la mataron y ella sola se murió. Dicho que viene al pelo para referirme al ciclismo y al triste futuro que le aguarda. El deporte de la bicicleta, probablemente el más noble de todos ellos, abocado a la épica como ningún otro, y gracias al cual algunos logramos sobrevivir al tórrido verano. Arriesgada práctica a través de la cual se consagraron héroes populares como Eddy Merckx, Bernard Hinault, Raymond Poulidor, Miguel Induráin o Federico Martín Bahamontes –me viene a la mente la preciosa escena de Amelie” en la que Bretodeau rompe a llorar cuando encuentra una figurita del Águila de Toledo que creía perdida desde su niñez-.

Sin embargo, hoy día no hay héroes a los que honrar, ni Contador, ni Armstrong, ni Ballan, ni mucho menos Valverde. Cuando los grandes medios  hablan de ciclismo no lo hacen para ensalzar la práctica deportiva, el mérito de los vencedores o el sufrimiento de los vencidos, sino que lo hacen para referirse a las tensiones surgidas entre la Unión Ciclista Internacional (UCI), la Asociación Mundial Antidopaje (AMA) y los responsables de las grandes vueltas, o fundamentalmente para hablar del dopaje en cualquiera de sus modalidades, reales o inventadas, como la broma esa del “doping mecánico” que ahora se le achaca a Fabian Cancellara. En fin, otra chorrada más salida de la mente perjudicada de Pat McQuaid y sus adláteres, de los jefes de todo esto, los principales responsables de que el ciclismo profesional se esté yendo a la mierda… el ciclismo… ¡que buen vasallo sería sí tuviera buen señor!

Pero no vengo aquí a hablar de eso, sino del sentido homenaje a la belleza del ciclismo y a sus grandes figuras que el holandés Tim Krabbé hace en “El ciclista”, uno de los mejores libros de deporte que he leído jamás. Inexplicablemente traducida al castellano ahora, teniendo en cuenta que se publicó originalmente en 1978, “El ciclista” es la historia de una carrera para aficionados disputada en el sur de Francia: El Tour de Mount Aigoual. Narrada por uno de sus participantes, el propio escritor, campeón de ajedrez en su juventud y ciclista aficionado en su madurez, supone un reconocimiento al carácter agónico de este deporte y al sufrimiento y el dolor inherente al que se ven sometidos todos aquellos que lo practican... ¡y sin embargo continúan dando pedales! -“Si preguntas a un alpinista porque sube montañas, te responderá: Porque están ahí”-. 

Un libro fantástico en el cual se relata con maestría lo que debe de ocurrir dentro de una carrera ciclista. Lectura imprescindible si sois amantes de este deporte y recomendable si no lo sois. Yo me he divertido un montón.

domingo, 20 de junio de 2010

Opinando, que es gerundio


Fórmula mágica para que España salga de la crisis by Luis Del Rivero (Presidente del Grupo Sacyr Vallehermoso):

“(…) hay que aferrarse a las cinco fortalezas de nuestro país, a saber: el euro, el sol, los hospitales, las autopistas y los aeropuertos. (…) somos el único país en condiciones de atraer a los jubilados europeos de más de 62 años, tres millones de jubilados permanentes equivaldrían a ciento cincuenta millones de turistas y se acabarían nuestros problemas". Y descartando a nuestros posibles competidores en la lucha por esos jubilados de oro: "Francia es muy caro, el Sur de Italia es muy peligroso, en Grecia no se entiende ni el alfabeto, en Croacia ya tienen otra moneda y no tienen nuestros hospitales, Israel está descartado porque ya se ha visto cómo reciben a los turistas en Gaza...".

En fin, años luchando para poder opinar libremente y acabar diciendo lo que ha dicho don Luis. He aquí el gran logro de la democracia.

sábado, 19 de junio de 2010

Gerry de Gus Van Sant

Van dos tipos en coche circulando por sinuosas carreteras. No se hablan, no se miran, se limitan a conducir y callar. Así transitan los primeros minutos de Gerry (Gus Van Sant - 2002), en los que vemos curvas, carreteras desiertas, preciosos parajes naturales... Eso hasta que el coche se detiene y los dos tipos al fin se dicen algo. Deducimos que son amigos, no deducimos que coño han ido a hacer allí, tampoco importa. Los tipos caminan por una senda, luego se salen de ella y se pierden en medio del monte, que luego pasará a ser un paraje rocoso, luego unas dunas y después un desierto de sal. Continúan caminado, apenas sin hablar, hace calor, no hay agua, no hay comida, no hay nadie. Empiezan a desanimarse, se les ve cansados, deshidratados, derrotados... 
.
Otro film experimental de Van Sant, obra maestra para algunos, película controvertida para otros, singular apuesta dicen, cine a autor afirman, film de culto claman, maravillosa película de arte y ensayo defienden... una mierda digo, una cosa infumable afirmo, un truño de dimensiones colosales defiendo, una cagada con pretensiones fílmicas clamo, un monumental engaño señalo...  STOP STAFFS!!!

viernes, 18 de junio de 2010

Ha muerto Saramago

ERGO UMA ROSA
Ergo uma rosa, e tudo se ilumina
Como a lua nao faz nem o sol pode:
Cobra de luz ardente e enroscada
Ou vento de cabelos que sacode.
Ergo uma rosa, e grito a quantas aves
O céu pontuam de ninhos e de cantos,
Bato no chao a ordem que decide
A uniao dos demos e dos santos.
Ergo uma rosa, um corpo e um destino
Contra o frio da noite que se atreve,
E da seiva da rosa e do meu sangue
Construo perenidade em vida breve.
Ergo uma rosa, e deixo, e abandono
Quanto me doi de magoas e assombros.
Ergo uma rosa, sim, e ouco a vida
Neste cantar das aves nos meus ombros.

José Saramago (1922 - 2010)

La puta y el cornudo


Seguimos con la vorágine futbolera que nos embarga en estos días de Mundial. El genial titular de El Mundo al que me referí ayer, me ha llevado a recordar una divertida anécdota sobre rivalidades futbolísticas que le leí/oí (creo) a Enric González. Y digo creo, porque ahora mismo no obra en mis manos “Historias del calcio, ese magnífico compendio de artículos escritos por González para El País sobre la Serie A italiana y cuya lectura recomendé hace ya un tiempo.   

Al parecer, a la hora de meter el dedito en el ojo ajeno, la hinchada del Hellas Verona es una de las más hijas de puta. Se podría pensar que los civilizados residentes de la rica ciudad del norte, en la que vivieron su romance Romeo y Julieta, sacan sus peores instintos cada vez que acuden al Stadio Marcantonio Bentegodi. Cuestión esta que, por desgracia, no es exclusiva de los veroneses. En fin, a lo que iba. Hace ya unos años, cuando el Diego (Maradona) aún jugaba en el Nápoles, hubo un domingo en el que el Verona se enfrentaba al entonces poderoso equipo napolitano. Los veroneses, con toda la mala follá del mundo, además de insultar y burlarse de sus vecinos pobres del sur –“negros, gitanos, esto es Italia africanos…”-  les dedicaron un ofensivo cartel que rezaba tal que así: "Forza Vesuvio". Lo que los tifosi del Verona pedían era que el volcán Vesuvio, a cuyos pies se encuentra Nápoles, arrasase de una puñetera vez esa ciudad. Obviamente eso no sentó nada bien a los napolitanos, que no dejaron que la cosa acabara ahí. Cuando unos meses después al Verona le tocó devolverle la visita al Nápoles, las autoridades se esperaban lo peor, por lo que extremaron las medidas de seguridad para un partido calificado de máximo riesgo. Sin embargo, cuando el once veronés saltó al campo, no ocurrió nada. La gente se mantuvo tranquilamente sentada en sus asientos, sin apenas silbar, casi sin hablar y sin hacer ruido, pero desplegando un gigantesco cartelón con el siguiente mensaje: "Giulietta'na zoccola e Romeo un gran cornuto” (Julieta era una zorra y Romeo un gran cornudo). Así que, mientras los del norte se reían de los del sur -la zona menos desarrollada y rica de Italia- con malas formas y peores palabras,  éstos últimos, supuestamente menos cultivados, les respondieron con finas ironías, aludiendo al sacrosanto símbolo de la ciudad de Verona, los dos jóvenes amantes creados por la pluma de William Shakespeare, en el fondo una puta y un cornudo, lo cual es una verdad como un templo.   

jueves, 17 de junio de 2010

La crisis también salpica a "la Roja"


Y es que para una cosa que funcionaba bien en este país, hablo de la selección nacional de fútbol, ahora ya ni eso se salva. Y es que nadie, o casi nadie, se esperaba lo acontecido ayer en Durban, perder con la nada más que correcta Suiza. Y podremos poner las excusas que queramos, que si la mala suerte, que si el arbitro, que si nuestros jugadores más importantes acaban de salir de lesiones, etc etc, pero lo cierto es que la actuación del combinado de Del Bosque fue de lo más decepcionante.  

Obviamente, y a esto es a lo que iba, los medios de comunicación internacionales no han tardado en hacer leña del árbol caído, con titulares tan llamativos como los del diario argentino Olé -“¿Candidato? Joder…”-, o el del británico The Times –“Goalies girlfriend starts the Spanish inquisition”- culpabilizando a Casillas y a su novia -la periodista de Telecinco Sara Carbonero- de la derrota. 

La prensa del país también ha soltado palos, si bien de una forma menos virulenta. Con todo y con eso tenemos que celebrar la portada de “El Mundo” de hoy, en la que, combinando la economía con el fútbol, reza el siguiente titular: “Los especuladores suizos disparan el riesgo de España. Baja la cotización y crece el diferencial con Alemania” (que ganó su partido 4 – 0). Grande, sí señor. Confesaré que me esperaba un titular en el que el becario de turno le echase la culpa de la derrota a Zapatero. Pero no. Por una vez y sin que sirva de precedente los chicos de Piyei se han disfrazado de periodistas y han creado el mejor titular en años. Un alarde de ingenio poco habitual en ese periódico, reconozcámoslo. Al César lo que es del César.

Y lo de los ingleses, pues que queréis que os diga, es lo de siempre. Se lo deberían de hacer ver, porque parece grave. Y ya llevan años así pero... ya sabéis lo que dicen, "mala yerba nunca muere".

martes, 15 de junio de 2010

"Quan el gat puja a la palmera...

...el Llevant estarà a Primera". 

El fatalismo al que la afición levantinista parece abocada, le hizo aceptar la máxima de que sólo cuando el gato subiera a la palmera, el Levante UD estaría en Primera. Al parecer, el origen de la leyenda se sitúa en el año 1958, cuando unos aficionados xotos (del Valencia CF) pusieron una pancarta con dicha frase en el antiguo campo de Vallejo después de que el Levante cayese en la promoción de ascenso ante la UD Las Palmas, aludiendo a un gato muerto que se encontraba entre las palmeras que rodeaban el estadio granota. Sin embargo, poco después, el gato resucitaría y el Levante UD subiría a Primera División. Pero es que ahora lo ha vuelto a hacer y contra todo pronóstico. Condicionado por el proceso concursal que le rescató de la quiebra el pasado año, con uno de los presupuestos más bajos de toda Liga y con una plantilla de jugadores que parece más bien la asociación de veteranos de la guerra de Cuba, la entidad granota ha dado un ejemplo profesionalidad y de saber competir. Dicen que soñar es bueno porque los sueños a veces se cumplen. Pues eso. 
Facta non verba: 
 

i amunt Llevant!!!
-------------------------------------------------

Addenda. Quan el gat puja a la palmera… fins als collons de les vuvuzelas!!!

lunes, 14 de junio de 2010

Kamarada Mari Kospe

El giro a la izquierda en el PP no va de broma y si no mirad la fotito. Ahí tenemos a la Kamarada Mari Kospe con la palestina al cuello. No descartemos que en próximas fechas Mariano Rajoy salga al estrado con el puño en alto, o que el bueno de Ánsar Lópes en una reunión de las FAES se desgañite en favor del pueblo palestino: ¡¡¡Que viva Palestina libre!!! (pero con asentou tex-mex). 
Ayer, cuando vi esta impactante imagen en el Telediario, pensé que la vista me estaba jugando una mala pasada. Pero no... 
...en fin, se ve que en política todo vale.

Y esto de regalo, ¡so pija!...que no cuela, mujer. 

domingo, 13 de junio de 2010

Tiago Gomes, "poesía salvaje"


El ensayista, articulista y "poeta de la conciencia"onubense Antonio Orihuela relata en el prólogo de este libro como conoció a Tiago Gomes. Fue a través de un conjunto de poemas escritos en portugués y con títulos tan enigmáticos como "Caixa negra de aviao desviado por ataque terrorista", "Brincaderas com cianeto", "Vióla(me) eléctrica" u "Homem vago em cinzento".  Gracias a eso, acabó por descubrir la apuesta de Gomes por una poesía contemporánea en la que se aprecia una rabiosa pulsión libertaria. 

Pues bien, a mi, que no soy un apasionado de la poesía, me pasó un poco igual. Los llamativos títulos de esos poemas, todos incluidos en esta recopilación, unido a la simpatía que uno tiene por Portugal y el amor incondicional que le profesa a la bella y decadente Lisboa, ciudad en la que vive y escribe Tiago Gomes, me hicieron decantarme por este libro. Y lo que encontré en él es esto: 

"Os meus olhos clínicos
não conseguem ver
o teu rosto na multidão."

o

"Pub
Mãos vazias
fogo cruzado
remoinho urbano
suor frio
dor e destroço
parte-se a coluna cervical
ao tentar passar a meta
pub. Teleflash. Perfume da flor decadente do hash.
Acordo e oiço o boletim metafísico
que anuncia para hoje
zona de altas depressões."

En fin, que esta recopilación de poemas me ha acompañado de un tiempo hasta aquí. Y después de leerlo y hasta releerlo, me ha gustado... contra todo pronóstico. 

miércoles, 9 de junio de 2010

El hombre sin cabeza


Me compré este libro atraído por su portada. En ella se muestra una conocida foto del maestro  Joel-Peter Witkin en la que aparece una cabeza depositada sobre un plato. En “Cabeza de un hombre muerto”, que así se titula la fotografía, Witkin se propuso explorar el equilibrio entre la belleza y lo obsceno, para lo cual viajó hasta México D.F. y visitó las atestadas oficinas forenses de la capital mexicana. Fue allí donde tomo su serie de fotografías de entre las que destaca esta de un decapitado posando para la ocasión y que parece evocar a las pinturas que recogen el mito de Salomé o el de Judith y Holofernes.

Además, como en su contraportada anunciaba que el libro venía a ser una pesquisa insólita, de múltiples resonancias culturales y políticas, sobre las decapitaciones que realizan los sicarios del tráfico de drogas en México, me pareció una lectura muy interesante. Su autor es el mexicano Sergio González Rodríguez que en poco más de 180 páginas nos explica como, de Oriente a Occidente, el acto de decapitar representa el gesto supremo de las atrocidades: la pérdida de la razón en su sentido más extenso. Además, este acto y otros de similar naturaleza aparecen asociados en muchos casos a fenómenos como la brujería y los sacrificios humanos vinculados al tráfico de drogas. Se trata pues de las nuevas expresiones intimidatorias usadas por los narcos, que escarbando en los miedos de la gente, usan los cuerpos de sus víctimas como mensajes a la población. 

Dicho todo esto ahora debería comentar que el libro me ha gustado, pero no es así. El planteamiento me parece ciertamente interesante y el estudio realizado por Sergio González es profundo y bastante amplio, se nota que sabe de lo que habla, pero el problema es que de tantos temas que pretende enlazar, de todo lo que quiere abarcar, ha acabado por crear una obra confusa y de difícil comprensión. Encima en este caso su brevedad no funciona como una virtud, más bien al contrario, quedando muchas cosas en el aire, indefinidas o simplemente mal hiladas.

No sé tíos, igual soy yo el que se equivoca y no me he enterado de nada. Lo comentó porqué he leído muy buenas críticas a este libro, alabando incluso el modo en que está construido -no se conforma con trazar el mapa en el que la sangre ha corrido y las cabezas rodado, y con explicar la combinación de pobreza, corrupción, abuso de poder y pulsiones narcóticas que está detrás de la degradación social que vive el país, sino que hilvana todo eso con un fino tejido de crónicas familiares-. En fin, conforme yo lo veo, esa construcción es barroquismo puro (que cojones barroquismo, ¡es rococó!), un estilo que no le va demasiado bien a lo que se nos quiere contar. Que por otro lado es de innegable interés.

martes, 8 de junio de 2010

Zorras, puercos y pajilleros

El otro día y gracias al Menéame leí una reflexión sobre el periodismo y la condición de periodista que me gustó bastante: "Cuando todo vale, se pierden los límites. Cuando la anécdota se eleva a categoría, pierde el periodismo. Cuando la broma abre la portada, pierde el ciudadano. Cuando la obviedad sustituye a la inteligencia, algunos nos entristecemos. 
.
Pues bien, de todos esos excesos saben mucho los amigos de Intereconomía (aka el “canal del toro”), cuyos contertulios, ante la total ausencia de argumentos serios para defender sus posicionamientos,  se dedican a insultar a todo aquel que discrepe mínimamente de su cosmovisión. Por eso en esa tertulia de bar que responde al nombre de “El gato al agua”, son bienvenidos todos los ceporros, pre-mentales y titiriteros que pululan por este país. Tal es el caso de don Eduardo García Serrano,  de profesión tertuliano maleducado (no se le conoce otra faceta profesional digna de ser comentada).  Una especie de “El tiñoso” de “Érase una vez la vida” pero engominado, que obtuvo su minuto de gloria fascista al referirse a la Consellera de Salut de la Generalitat de Catalunya en los siguientes términos: "Esta señora es una guarra (…) Una puerca y está fabricando degenerados (…) Esta tipa es una zorra repugnante (…) Estamos en un país siniestro en el que se prohíbe fumar mientras se enseña a los niños a meneársela".
.
El motivo de la incontinencia verbal de este troglodita era, al parecer, una campaña de educación sexual de la Generalitat que tiene escandalizados a los medios de comunicación de ultra derecha. Nada nuevo bajo el Sol. Recordemos que estos mismos que se alborotan tanto por que se eduque a los jóvenes en esos aspectos, son los que defienden a capa y espada a los curas follaniños. 
.
Pero lo más lamentable de todo el affaire, no es que al menda ese le diese un siroco y por su boquita soltase esa ristra de mierda, sino que los demás contertulios y muy especialmente el moderador del programita, no sólo no le recriminasen su lamentable actitud, sino que encima le rieran la gracia. Que digo yo, se puede ser facha o muy facha, se puede estar en desacuerdo con las políticas de este o aquel partido porque van contra tu ideario ultra, ¡pero coño! ¡por lo menos ser educados y mantened las formas!, que luego pretendéis darnos lecciones de saber estar a los demás.  

En fin, no sé porqué me extraña tanto que eso pase en
Interecomía y especialmente en ese espacio. En el fondo “El gato al agua”  no es más que un fake y como dice Wyoming es una especie de Gran Hermano para engominados. Con una sola diferencia en cuanto a su discurrir: mientras que en GH a los contertulios que utilizan términos como “zorra”, “guarra” o “puerca” Mercedes Milá los expulsa del plató, en EGA Antonio Jiménez se ríe y aplaude sus ocurrencias.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...