miércoles, 27 de febrero de 2013

I'm guilty but I didn't do it


La Declaración Alford, o doctrina del “I'm guilty but I didn't do it”, es una compleja artimaña legal aplicable en la justicia estadounidense, por la cual un infractor responde a cargos penales sin admitir culpa respecto al acto por el que se le acusa. Al acusado se le deja en libertad después de admitir que existen suficientes evidencias como para probar su culpabilidad más allá de una duda razonable. ¿Lo entendéis? Pues yo no mucho y me parece que Damien Echols, Jason Baldwin y Jessie Misskelley Jr tampoco.

¿Pero quienes son estos tres tíos? Pues se trata de “Los 3 de West Memphis”, involuntarios protagonistas de una de esas historias criminales meidinUeSei que ponen los pelos de punta. Sí, os hablo de uno de esos relatos que si lo viésemos en una película nos haría exclamar “’enga ya tíos!!! ¡Eso no pue ser verdá!” Pero lo es. Vaya si lo es. Y es que en ocasiones la realidad supera ampliamente la ficción.

Todo comienza un 6 de mayo de 1993 en West Memphis, Arkansas, América profundísima, con la aparición de los cadáveres de tres críos desaparecidos unos días antes. Los chiquillos, desnudos, maniatados con sus propios cordones y con evidentes signos de violencia, serán localizados en un canal de drenaje situado en una zona boscosa próxima conocida como Robin Hood Hills. A partir de aquí se desatará la psicosis en la zona, disparándose las alarmas entre una población white trash tremendamente conservadora, religiosa y prejuiciosa. El Departamento de Policía, también preso de los mismos males y harto de que lo acusen de ineficaz, dedidirá quitarse la cada vez mayor presión popular tirando por el camino más sencillo: Buscar cabezas de turco. Así es como todas las sospechas se dirigirán hacia unos inadaptados que no encajaban con los modos y costumbres del lugar. Tres pringaos menores de 20 años a los que les gusta el heavy metal y vestirse con ropa negra. Se les acusará de asesinos y satanistas y, en última instancia, serán condenados a dos cadenas perpetuas y a una pena de muerte en el transcurso de un proceso judicial plagado de inconsistencias, incongruencias y prejuicios.

Por suerte para nosotros (y para ellos) se permitió a los realizadores Joe Berlinger y Bruce Sinofsky de la HBO que filmaran un documental sobre el caso grabando el proceso judicial. Este primer documental se llamó “Paradise Lost” y conmocionó a parte de la opinión pública tras su estreno en los Estados Unidos.

Precisamente a causa de ese revuelo y tras la aparición de nuevas evidencias en relación con los infanticidios, el mismo equipo de la HBO se acercó hasta West Memphis para grabar un nuevo documental que titularían “Revelaciones”.

Mucho después aparecería un tercer documental al que llamaron “Purgatorio”, llegando a estar nominado al Oscar en la edición de la gala celebrada en 2012.

Al final de la carrera, gracias a estos tres documentales y a toda la gente que se indignó y se implicó tras su visionado (incluyendo a personalidades como Johnny Depp, Eddie Vedder, Henry Rollins o las Dixie Chicks), los tres condenados están en la calle. Obtuvieron la libertad el 19 de agosto de 2011 tras cumplir 18 años en prisión y tras acogerse a esa extraña declaración jurídica que os explicaba al comienzo.

Pero la historia aún no ha finalizado. Los chicos, ya talluditos y algo demacrados, siguen moviéndose para demostrar su inocencia y que se les resarza, si es que eso es posible, de los 18 años de cárcel que se han tenido que comer.

Echadle un vistazo los documentales, que son largos, ya lo sé, pero merecen la pena. En todo caso no os perdáis el primero y parte del tercero donde se concentra lo más interesante. Os advierto que son bastante duros por lo que se cuenta y por lo que se muestra (se muestra todo y el que dice todo es  t-o-d-o). De esa especie de resumen sobre el affaire que se estrenó el año pasado no os puedo hablar. Sé que se llama “West of Memphis” y que está dirigido por la interesante Amy Berg (la misma que dirigió el aclamadísimo documental “Líbranos del mal”), pero no lo he visto.

Esta historia merece ser conocida. Muy especialmente por todos aquellos paladines del sistema jurídico del Common Law que plagan las aulas de nuestras facultades de derecho. También está especialmente indicada para defensores a ultranza de la institución del jurado. Muchos de ellos afectados por un mal muy de nuestro tiempo: el buenismo. Solo así se comprende el que se hayan tragado el rollo de que con la participación de los ciudadanos en la administración de justicia, la justicia se convierte en más justa. Como si no tuviese ya suficientes fallos nuestro sistema, como para dejarlo en manos de esa aberración llamada pueblo.

-------------------------------------
Mercy Ivanauskas.

martes, 26 de febrero de 2013

Simulando, que es gerundio


Declaración de María Dolores de Cospedal, Secretaria General del PP, intentando explicar porque su partido siguió pagando las cotizaciones a la Seguridad Social de Luis Bárcenas cuando, según ellos, este ya no era el Tesorero del partido:
"La indemnización que se pactó fue una indemnización en diferido… y como fue una indemnización en diferido… en forma, efectivamente… de simulación… de simulación o de lo que hubiera sido… en diferido… en partes de una… de lo que antes era una retribución…  tenía que tener la retención a la Seguridad Social, es que si no hubiera sido…"
¿Entendéis algo? Ni vosotros ni nadie.
Y es que la estrategia de defensa empleada por el PP está comenzando a resultar patética.

Como dice un amigo mío, les saldría más a cuenta emplear ese “Juancar style” tan alabado por ellos y sus voceros mediáticos…

lunes, 25 de febrero de 2013

Los tres entierros de Melquiades Estrada


A Melquiades Estrada lo enterraron tres veces. La primera en un agujero cavado en medio del desierto, la segunda en una fosa sin placa en el cementerio público de una localidad del sur de los EEUU y la tercera en el asentamiento de Jiménez, en México, lugar en el que deseaba ser enterrado. Mel, un humilde trabajador emigrante, fue asesinado por un agente de la Patrulla Fronteriza con el gatillo demasiado fácil. Alguien con demasiados demonios internos como para desempeñar ese trabajo. Un tipo predestinado a cagarla y a quien un sistema tremendamente injusto y unas autoridades demasiado corruptas prefirieron cubrir para evitar que el problema les salpicase a ellos. Pero Pete Perkins -maravillosamente interpretado por Tommy Lee Jones- el único amigo de Melquiades, decide investigar por su cuenta. Se las ingeniará para dar con el patrullero, secuestrarlo y después emprender un viaje a caballo hasta México para cumplir así con la última voluntad de su amigo. Un viaje entre quijotesco y peligroso que servirá de oportunidad para que tanto Pete, como el patrullero, descubran quiénes son realmente y de qué pasta están hechos.

Una película triste y a la vez alegre. Áspera y tierna por partes iguales. Una maravillosa historia escrita por Guillermo Arriaga y culminada con un precioso final. Maravillosa.

viernes, 22 de febrero de 2013

Zapatero a tus zapatos


Hastiado de tanta política de vodevil, de tanta estafa institucionalizada, de tanto paripé mediático al cargo de un sistema político que tan solo funciona como espectáculo y a veces ni eso, hoy me voy a dedicar a cuestiones más livianas y gratificantes para el espíritu: el deporte y la música. Dos mundos aparentemente antagónicos que, en ocasiones, confluyen para crear esto:

Johan Cruyff – “Oei oei oei (dat was me weer een loei)”

El flaco de Amsterdam demuestra aquí sus habilidades al micrófono. No diga Cruyff, diga artista. “Gallina de piel”.

Lebron James – “King James”

El gorila más famoso de la historia, tan humilde como siempre. Pero sigo siendo el rey, que diría el otro…

Carl Lewis – “Break it up”

“El hijo del viento” lanza todo su caché a tomar viento.

Kevin Keegan – “Head over heels”

El doble balón de oro quería cantar y cantó. Vaya si cantó.

Chris Webber – “Too much drama”

Pues eso, un auténtico drama.

Ruud Gullit – “Not the dancing kind”

Las rastas de este holandés errante no eran por casualidad. El mundo del reggae se perdió a un digno heredero de Bob Marley.

Jacques Villeneuve – “Accepterais-tu?”

¿Cantar esa mierda? Pues la verdad, no.

David Ortiz – “Big Papi”

Este bateador y primera base dominicano de los Red Sox de Boston es mundialmente conocido por su sobrenombre:  “Da' Big Papi”. Ya sabemos el porqué. Aunque podríamos haber vivido sin saberlo.

Yannick Noah – “Donne-moi une vie”

El bocazas franchute nos demuestra cuanto de malo tiene doparse. Puedes llegar a pensar cosas increíbles, como que eres un cantante de los güenos.

Shaquille O’Neal – "Strait playin’"

El Sheriff Shaq es un tío grande dentro y fuera de la cancha. Lo de que es grande es una verdad como un templo. Vamos, como la Basílica de San Pedro.

Neymar Da Silva – "Ai se eu te pego" (con Michel Teló)

Aspirante al bluff más sonado de la historia del fútbol (por delante de De la Peña y Fernando Torres), el brasileiro hace sus pinitos musicales por si se ve obligado a dedicar su vida a otros menesteres. ¿No podría haber elegido una canción mejor? Pues no. Le viene como anillo al dedo a este personaje. Maedeusinyor!!!

Kobe Bryant – "K.O.B.E."

Noasefaltadesirmás….

Carlos Diarte – "Tu volverás"

Maravillosa performance de quien fuera estrella del Real Zaragoza, Valencia, Salamanca o Real Betis. Que viene el loboooo… auuuuuuuuuuuuuuuuu!!!

Manny Pacquiao – “Para Sa Yo”

Sus conocidos problemas de dislexia, fruto de las hostias recibidas, ocasionaron que PacMan se presentase  ante los medios con una canción llamada “Para Sa Yo”, cuando su título original es “Pa Ya So”. Si visteis el vídeo no hace falta explicar na´más.

Guy Lafleur – “Lancer”

Este mito de la NHL repartía hostias a diestro y siniestro dentro de la cancha. Una vez retirado, se dio cuenta de que quería más. Y es evidente.

Álvaro Benito – “Pisar”

Con una efímera carrera como futbolista de élite, es cierto que este salmantino es más conocido en su faceta de cantante y gracias a su banda Pignoise. Cantante de los malos, eso sí.

Royston Drenthe – “Jemay-Lee”

"Llamadme diyéi, si queréis". ¡Puto crack Drenthe! Underrated.

Cristiano Ronaldo – “Amor mio”

Uno de los mejores futbolistas del mundo y uno de los peores cantantes del Universo. Está claro, ¿no?

John Daly – “I found it”

No sabemos lo que encontró, aunque suponemos sería una botella de ginebra. Y es que, por desgracia, todo el mundo conoce de los problemas con la botella de esta antigua promesa del golf. Eso sí, hay que reconocer que no lo hace mal del todo.

Perico Fernández – “Fuera de combate”

Este boxeador maño llegó a ser campeón de Europa y del mundo del peso superligero, si bien, muy al final, su existencia terminó como el Rosario de la aurora. Si hubiera cantado esto sobre los escenarios, estaríamos hablando de otra cosa. Y es que no hay rival capaz de resistirse ante semejante tunda de hostias en forma de versos y estrofas.

Toni Parker – “Premier Love”

Un capullo cantando capulladas. Ahora vais y os compráis el disco, ¡capullos!

Diego Maradona – “La mano de Dios”

La canción tiene su gracia, aunque no es suya, la firma un tal Rodrigo. Me gustan mucho los gorgoritos a lo Melendi que se gasta “el pelusa” [ironicmodeOFF]

Metta World Peace – “Represented”

Aka Ron Artest... ahí está él... representando… ¿a qué? No lo sabemos. ¿A quien le importa?

Tina Maze – “My way is my decision”

Alguien le dijo a esta esquiadora eslovena que como estaba buenorra podía cantar chuminadas y hacer vídeos de tía buenorra. Y eso es lo que hay. Hay que reconocerle que, en ese estilo, no es lo peor que he visto. Ya es algo.

Oscar de la Hoya – “Run to me”

Ve, ve… ¡a ver si hay huevos! Madredelamorhermoso. Puto Golden boy.

Germán Burgos – "The Garb"

El mónguer Burgos acompañado de Javier Vargas ni más ni menos. Gran guitarrista, gran banda, pésimo vocalista.

jueves, 21 de febrero de 2013

Fakllu ebribadi


Resumen del debate sobre el estado de la nación -pasando por alto la cuestión de pa’ que coño sirve debatir sobre el estado de la nación cuando no hay debate posible sobre cual es su estado- celebrado ayer en Madrid.
Mariano Rajoy - “Bebed de ahí que sale vino." 
Rajoy terminó así su alocución e inmediatamente el hemiciclo rompió a aplaudir como si no hubiera un mañana. Entre la marea de palmas se escucharon gritos de "Presidente, Presidente", "Tío bueno", "Ben plantat", "Queremos un hijo tuyo", "Faker", "Biba el vino" y "Esta copeta pa' la Maredeueta".

La ciudadanía queda tremendamente satisfecha con la explicación de don Mariano sobre cual ha sido su labor de Gobierno durante este último año. Ya se plantea fórmulas para premiarle cara las próximas elecciones.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Estulticia


Ayer, en sede parlamentaria, Cristóbal Montoro se refirió al cine español en términos bastante despectivos. Molesto, quizás, tras la reivindicativa gala de los Goya celebrada la noche anterior, no tuvo reparo en criticar a los actores soltando la siguiente perla: “No nos ha hecho falta un Depardieu, porque alguno de nuestros famosos actores no pagan impuestos en España. El día que paguen, las bases imponibles serán más amplias”. Hay que ser zoquete.

Otro ejercicio de estulticia al cargo de alguien que no quiere aprender de sus errores. Porque de ser así, de existir esos actores defraudadores y él saberlo, ¿qué estás esperando para actuar gachón? Hostias ¡que eres el Ministro de Hacienda! ¡el máximo responsable de la cuestión recaudatoria! Si sabes que hay chorizos ¿que haces ahí parado con tu sonrisita de hiena y sin tomar medidas? Da los putos nombres y avisa a los inspectores, ¡que los tienes bastante a mano! Si no actúas así es porque eres cómplice del mangoneo. O simplemente porque todo es una burda mentira. Humo. Demagogia barata para seguir dando pienso a los borregos y esquivar las miradas sobre lo que realmente importa.    

Y es que esta no es la primera de don Cristóbal. No hace ni un año este “ilustre” jienense soltó aquello de “si el IVA se pagará más, no habría que subirlo tanto” para justificar la subida del impuesto. Es decir, que si él, como ministro del ramo, hiciera bien su trabajo persiguiendo a los defraudadores, no castigaría a los que sí cumplimos religiosamente con nuestra obligación ¿es eso Cristobita?.

Y ese es el Ministro de Hacienda que tenemos. Un crack que se nos pasa a todos por el arco del triunfo, hasta el punto de reconocer su incompetencia en sede parlamentaria i no passa res!!! O visto de otra manera, el barco zozobrando y a los mandos el Capitán Pescanova. ¡Pa’ mear y no echar gota!

Como mazas.

lunes, 18 de febrero de 2013

Chileland

El pasado 28 de enero, recién aterrizado en España después de pasarme un mes recorriendo parte de Chile y un cachito de Argentina, comenté -como hago siempre después de un viaje- que os transmitiría mis impresiones sobre la estadía allende los mares. Creo que no hay mucho que contar. Dicen que una imagen vale más que mil palabras ¿no? Pos eso...

jueves, 14 de febrero de 2013

El fascinante y repulsivo mundo de Donald Ray Pollock


Una de los descubrimientos literarios del pasado 2012 fue el de Donald Ray Pollock. Su primera incursión en el mundo de la novela se titula “El diablo a todas horas” y aparece en varias de las más prestigiosas listas sobre libros del año. Y no me extraña. Es muy bueno.  

Es curiosa la vida de este autor. Un tipo que dejó prontamente los estudios y después de llevar una vida anónima trabajando en un matadero y después en una fábrica de papel, se graduó por la Universidad de Ohio. En 2008 y bien entrado en la cincuentena, consiguió que le publicasen por primera vez. Se trataba de una colección de relatos llamada “Knockemstiff” que fue muy bien recibida por crítica y público. A partir de ahí y hasta el momento, que aún no es mucho, el de Ohio se ha instalado en la fama. Y eso que Pollock es un escritor difícil y poco apto para según que estómagos. Su prosa es cruda, muy violenta, inquietante, desgarradora e impactante hasta el punto de generar rechazo. Vamos, todos los elementos necesarios para auparle a la categoría de escritor de culto. Pero es que encima, por si no lo he dicho aún, el tío escribe como los ángeles.

Puedo afirmar esto último después de leer de una tacada los dos libros de Pollock y quedar encantado. En ambos casos el trasfondo de las historias, de lo que el autor nos habla, viene a ser lo mismo: la maldad intrínseca y las miserias que anidan en el alma humana. En este sentido se comprenden las similitudes que cierto sector de la crítica especializada ha trazado entre la obra de Pollock y la de Cormac McCarthy. A ver, se entiende, pero con matices. O sea, que Pollock recuerda en algo a McCarthy pero no es McCarthy. Tampoco es un McCarthy menor, como he leído en algún blog. En definitiva que Donald Ray Pollock es un artista genuino con un presente esplendoroso y un futuro prometedor y McCarthy es el más grande. Nomás.
“Mucha gente tiene la impresión equivocada de que tocar fondo tiene algo de romántico o trágico”
Como ya os he comentado, el primero de los libros publicados de Pollock fue “Knockemstiff”. Se trata de una colección de relatos que nos hablan sobre el remedo de vida que llevan los individuos que pueblan un villorrio de Ohio cuyo nombre sirve de título a la compilación. Curiosamente –o no tanto- es el mismo agujero ponzoñoso en mitad de la nada en el cual nació el autor. Una hondonada infecta y miserable poblada por gentes de baja estofa que son retratados de una manera inmisericorde por su autor. Afectados por el aislamiento, el analfabetismo, la desesperación, la desidia, la vergüenza, la culpa, la violencia y el miedo esta colección de cromos ni tan siquiera es capaz de huir de allí. Porque Knockemstiff es una suerte de agujero negro que te atrapa y no te deja salir. Un sitio en el que nunca ocurre nada y en el que, sin embargo, ocurre todo. Y las cosas que ocurren no son precisamente buenas.

Si “Knockemstiff” era un libro de cuentos pero con afán de novela coral, “El diablo a todas horas" es, directamente, una novela coral. Ambientada en otros villorrios de Ohio igual de patéticos o más que Knockemstiff, es gracioso que la novela comience y termine en este último lugarejo. Pollock regresa allí para arrancar con la historia de un huérfano criado en el mismo erial donde malvivían los personajes de su libro de cuentos. Una tierra que tan solo es capaz de producir frutos corrompidos pero que, en esta ocasión y a diferencia de lo que pasa en “Knockemstiff”, deja que broten algunos productos no del todo infames. Con todo, estas almas cándidas, estos individuos no necesariamente malos y que darían la razón a Aristóteles en aquello de "el hombre es bueno por naturaleza", acabarán sucumbiendo de una u otra forma ante la colla de degenerados que habitan aquellos parajes: un veterano de la Primera Guerra Mundial totalmente ido de la chaveta, un abogado usurero y déspota al que sus miserias acabaran por pasarle factura, el dúo de charlatanes fanatizados come-bichos y pervertidos, los serial killers semi-profesionales aficionados a la fotografía, el sheriff corrupto y asesino, el cura caradura y violador… en fin, como veréis, Pollock lanza por los aires a Aristóteles, Rousseau y al resto de filósofos buenistas.
“Siempre había alguien muriéndose en alguna parte, y en el verano de 1958, el año en que Arvin Eugene Russell tenía diez años, le llegó el turno a su madre.”
Ya para finalizar. Entiendo que “El diablo a todas horas” es una obra más redonda que su antecesora. Sin embargo leí “Knockemstiff” primero y tal vez por ello me impactase más. En todo caso los dos son libros muy recomendables. Y este autor es un tipo a seguir. A ver con que nos sorprende la próxima vez.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Estafadores S.A.


El señor Joan Rosell, presidente de esa organización parasitaria, rémora para la economía y refugio del fraude fiscal llamada CEOE, ha vuelto a rebuznar contra el colectivo de empleados públicos. Y no contento con ello, el tipo también se ha atrevido a cuestionar las cifras del paro, sin dar más argumento que el ultramontano y caciquil “porque lo digo yo”.

Es gracioso que la CEOE, ese nido de empresaurios sin ideas ni propuestas serias, tan solo sea capaz de “aportar” al actual panorama de crisis soflamas demagógicas pensadas para alimentar a los sectores más reaccionarios de la sociedad. Lo que, al final de la carrera, tan solo puede suponer dos cosas, el que todo esto sea una cortina de humo para eludir sus responsabilidades en la entrada/salida de la crisis y la situación de desempleo masiva que padece este país (una situación que, por cierto, aunque en menor grado es endémica y algo de culpa tendrán estos paladines de la sacrosanta iniciativa privada). Y también –o quizás principalmente- tapar las miserias de esa nociva organización. Y es que a nadie se le escapa que aquello es un nido de chorizos. El antecesor de Rosell en el cargo, Gerardo Díaz Ferrán (aka Pufomán), está en prisión por alzamiento de bienes y blanqueo de dinero, y el vicepresidente actual, Ignacio González, está siendo investigado por presuntos pagos en negro que, de resultar probados, conllevarían la comisión de delitos societarios, fiscal y contra los derechos de los trabajadores.

Pero claro, esto carece de importancia. Todos los males de este país residen en el sector público. Así que con su privatización inmediata, todo quedaría resuelto. Porque mucho me temo que eso es lo que quieren estos listos de la CEOE. Asaltar la función pública para ir agenciándose cada organismo, departamento, dirección, servicio, sección, negociado, unidad y que estos pasen a formar parte de su entramado de obsoletas empresas, anticuadas, ineficaces y escasamente competitivas en un mercado global como el actual. Que idea más buena. ¡Fuera reguladores intermedios, fuera trabas, cautelas y controladores! Articulemos una selva en la que impere la ley del más fuerte, ¡nosotros!, el empresaurio (y sus secuaces). Y es que no hay problema que el despido libre no resuelva. O pagar en negro, que de eso también saben. Así la estafa sería mucho más sencilla.

En fin. A ver cuanto tarda en caer este pájaro. Y a ver con que cruz nos toca cargar después. Me cuentan que Mr. Mercadona está comprando muchos boletos para el sorteo. ¡Y encima es amigo de Fabra! Buena señal, don Carlo en estos asuntos es el puto namber uan. Tiempo al tiempo.

---------------------------------------
La viñeta al inicio es de Malagón.

martes, 12 de febrero de 2013

World Press Photo 2012

La Fundación Chirivella Soriano, sita en la Calle Valeriola nº 13 (Palau Joan de Valeriola), expone durante estos días una muestra parcial de las fotografías premiadas el año pasado en el más importante concurso de fotoperiodismo a nivel mundial: el organizado por la Fundación World Press Photo.

La exposición, altamente recomendable (y no solo para amantes de la fotografía), se erige como un testimonio de excepción de todos aquellos acontecimientos importantes ocurridos en el planeta durante el 2011. Pero además de esa función almanaque, supone un alegato en defensa de los derechos humanos y el derecho a la información como garantía del resto de derechos y libertades.
Las imágenes incluidas en la muestra informan, emocionan y sobre todo invitan a reflexionar. Las hay brutales, como la ganadora absoluta del certamen, obra del español Samuel Aranda. La Pietà moderna con la que abro esta entrada y que tanto le sonará a los melómanos de medio pelo. Y es que la imagen sirvió de base para la portada del maravilloso tercer disco de los Crystal Castles (La cuarta “cosita” que no te debías haber perdido durante el pasado 2012). También las hay amables e incluso divertidas, como las de cantantes en locales de Sochi (Rusia), ciudad sede de la Juegos Olímpicos de Invierno de 2014.
En fin, que la exposición estará en Valencia hasta este sábado y no os la deberíais perder.
Incrusto otras imágenes interesantes como esta "semana de la moda en Dakar":
O esta otra, con el culto al líder en Corea del Norte de fondo:
 O un partido de rugby en Irlanda... etc etc...

lunes, 11 de febrero de 2013

¡Dimisión!

¡Aquí no dimite ni Dios!
Pues mira, igual el fuckin’ Jesus no, pero su portavoz en la Tierra acaba de hacerlo. Que digo yo, Mariano ¿no es esto una señal clara? Para dimitir digo, no para que te postules a Papa que te veo venir, ¡acaparador de sueldos! 

Por cierto que los seguidores de PontifexDJ han quedado tremendamente desolados....

jueves, 7 de febrero de 2013

Una peli bonita


Como estoy un poco harto de encenderme comentando toda la mierda que salpica la actualidad de este país, hoy voy a cambiar el chip. Así que, excepcionalmente, esta entrada va sobre algo bonito. Toca hablar sobre una película dirigida por Ang Lee titulada “La vida de Pi” (“Life of Pi” - 2012).

“Joder, ¡vaya peli ha ido a elegir este menda!…Como si no hubiera películas en cartelera mejores que esta… ¡Menudo pastelón!…”  Okey brodas’. Tenéis toda la razón. Y el que tiene razón, pues tiene razón. Pero dejad que me explique. A ver… A nadie se le escapa que “La vida de Pi” es una película amable creada con la finalidad de que todo tipo de público salga del cine medianamente satisfecho (lo cual también tiene su mérito). Y que la manera de plantear la historia, una tragedia convertida en una maravillosa aventura onírica a los ojos del protagonista, ya está bastante vista. De hecho esto mismo ya había sido abordado de forma bastante exitosa por Tim Burton en “Big Fish” (2003), por Roberto Beningi en “La vida es bella” (“La vita è bella” – 1997), por Jean Claude Lauzon en “Léolo” (1992) y, en cierta forma, por Jaco Van Dormael en “Toto, el héroe” (“Toto le héros” – 1991). Lo que diferencia a “La vida de Pi” de esta últimas se debe a las técnicas utilizadas. A como Lee y su equipo estiran hasta lo imposible los recursos del medio cinematográfico. Y es que se hace raro salir del cine con la sensación de que el realismo mágico es tan mágico y además tan real. No es una locura suponer que, con el paso del tiempo, esta película se verá superada por otras muchas que incorporarán nuevas técnicas y/o recursos que enriquezcan la experiencia fílmica. Pero a día de hoy, es justo reconocer que “La vida de Pi” es un hito de la imagen como conexión con lo maravilloso y lo imaginario.

A parte de esto “La vida de Pi” viene a ser la historia sobre la necesidad de creer en un poder más elevado. Aunque, contradictoriamente (o no), el mensaje tiene más de espiritual que de religioso. Más que creer en Dios nos habla de creer en nosotros mismos, en nuestro interior… como tuvo que hacer Pi para poder sobrevivir a un naufragio en medio del océano, en el cual se verá recluido dentro de un bote salvavidas y con la ingrata compañía de un tigre de Bengala. A pesar de lo dicho, tengo mis dudas sobre si he interpretado correctamente el arsenal de símbolos introducidos por Ang Lee (basándose en la novela de Yann Martel). Me da un poco igual. Porque lo interesante del film, lo que lo hace diferente y por eso recomendable, es lo que os comentaba en el párrafo anterior.

Por cierto que no lo he dicho: es absolutamente indispensable verla en cine. En pantalla pequeña debe perder un montón.

Ah! y una aclaración final. Aunque pudiera parecerlo, no es esta una película sobre animales que hablan y actúan como seres humanos. Sí, ya sabéis, esas que suelen programar Telecinco, Antena 3 y Cuatro los domingos en la sobremesa.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Menos Platón y más decencia


En “La República” Platón trataba de explicarnos como las sombras, cosas sensibles, participan de la realidad de las ideas (las personas que están fuera de la cueva y provocan las sombras), que resultan siempre eternas, inmutables y perfectas. Es por ello el que nuestro queridísimo Presidente, don Mariano Rajoy Brey, se arme de razones basándose en Platón y sus sombras. Aunque más bien se caga en Platón, a la vista del uso que le da a las clases de filosofía que sin duda recibió en el instituto allá por el pleistoceno medio.
"La sombra de la sombra de un indicio” dice el tío parafraseando (mal) al maestro de Aristóteles y discípulo de Sócrates. Todo para justificar lo injustificable: Las evidencias que lo implican a él y a otros miembros de su partido en la trama de sobresueldos y pagos secretos controlada por Luis Bárcenas, ex tesorero del PP. Y es que la cabeza de nuestro Presidente esconde en su interior el más insondable de los vacíos.

Pero las evidencias de corrupción política en este país no se agotan con el "Bárcenas gate". Tenemos también el sumario de la Gürtel, los “favorcitos” al entorno de la Ministra de Sanidad Ana Mato, al ex Presidente de la Patronal en el trullo por alzamiento de bienes y blanqueo de capitales, a Iñaki Urdangarín desviando fondos públicos para su propio beneficio (y la Infanta sin enterarse), el caso Pallerols, los de los EREs en Andalucía, Oriol Pujol y la trama de las ITV, el Bankia somos todos (aka “Bankia para Rato”), las relaciones entre el Ayuntamiento de Lloret de Mar y la mafia rusa, la Operación Puerto, etc.

Hoooooolaaaaa!!! ¡¿queda alguien honrado ahí?!

Vale, tal vez sea yo, tan abonado al exceso en cada uno de mis posts. Quizás no haya nada lo suficientemente serio como para alarmarse y, parafraseando al barbas que nos (des)gobierna, tan solo estemos ante “pequeños hilitos de plastilina” por los que no cabe preocuparse. Tal vez todo esto no pase de ser el chascarrillo del día, habladurías con más o menos mala intención o, citando al barbas eguein, “la sombra de la sombra de un indicio”.

¡¡¡Shiiii hombre!!! 

En fin, Serafín... ¿qué queréis? Si vivimos en un país en el cual la corrupción es tal que hasta la mafia rusa se queja. ¿Es para hacérselo mirar o no?

Y mientras tanto ya se avista en el horizonte un nuevo pelotazo: Eurovegas en Alcorcón. ¡Que más dará! Si al final ni siquiera va a hacer falta modificar las veintitantas regulaciones que parecía necesario cambiar para que el chiringuito tuviese cabida dentro de nuestro ordenamiento jurídico. Y es que, visto el grado de cumplimiento medio de la leyes en este país, no hace falta. No hay cosa que no se solucione con un sobrecito. Ah! ¿Qué aún así preocupa que esto se nos llene de gángsters?  Pues a mí no. Se van a sentir como en casa. Sino repasad la lista de arriba. ¿Van a ser peores acaso?

-----------------------------------------
La imagen es de El Jueves.

viernes, 1 de febrero de 2013

Spain is pain y huele a mierda


Ayer tarde y a raíz de las vergonzantes revelaciones contenidas en “los papeles de Bárcenas”, un conocido monologuista del canal Paramount Comedy se cuestionaba sobre si existía alguna solución para lo que está pasando que no pase por entrar en el Congreso con una recortada. A mí, como a él, no se me ocurren.

Y es que vivimos en un país en el cual la impunidad es la regla general. En el que quien la hace, normalmente, no la paga (salvo que seas un muerto de hambre y te caigan dos años de cárcel por comprar pañales y comida con una tarjeta de crédito que te encuentras por la calle, o seas un pringado enganchado a las drogas y te caigan siete años de prisión por vender dos papelinas con medio gramo de heroína). Un país en el cual se suceden los escándalos como "la Gürtel", el "Urdangarín Gate", lo del chalé marbellí de Ignacio González, Fèlix Millet y "la trama del Palau", el sobresueldo de Carlos Mulas, Jaume Matas, los trajes de Camps, la conexión entre la mafia rusa y el Lloret de Mar de Xavi Crespo… i no passa res!!! Un país en el cual existe un nivel intolerable de corrupción, pero que sigue votando elección tras elección por los mismos partidos políticos. Un país poblado por mónguers habituados a lanzar las culpas por elevación, incapaces de asumir su cuota de responsabilidad. Un país que elige como representantes a una banda de salteadores. Algo que solo se explica en que hemos perdido la visión, el sentido común, el oremus y, como afirma Manolo Saco, que seamos víctimas de nuestros malos hábitos de la adolescencia. Un país en el que Hacienda no somos todos, ¡somos cuatro! Porque defraudar y trincar es de listos. Un país en el que el fraude fiscal se cuantifica en torno a los 90.000 millones de euros y en el que los billetes de quinientos campan a sus anchas. Un país de pícaros y espabilados como estos de la cúpula del PP que, al fin y al cabo son primos inter pares, los más listos, los triunfadores de este país de chorizos. Aquellos que han conseguido el sueño del españolito medio, trincarle la cartera al prójimo, gastarte lo ajeno ¡y alardear de ello! Porque ese es el mayor drama de este país. Más que los 6 millones de parados (¡¡¡SEIS MILLONES!!!). Aquí se tolera el robo... se auspicia el robo... se promueve el robo... y, por supuesto, se apoya el robo. De ahí que este institucionalizado. Porque está bien. Porque es cool. Porque, al fin y al cabo, ¿no es lo que queremos todos? De ahí que nunca pase nada y todo quede en agua de borrajas. Porque este es una mierda de país en el que imperan códigos éticos harto discutibles.
Y eso es lo que somos.
Una gran mierda.
Y la marca España es un inmenso zurullo de elefante al que le ponemos ojitos y boca para que nos resulte más amable.
Y sí, lo de dinamitar el Congreso es una opción. Si no cambian las tornas (¡y ya!), es la única opción.

----------------------------
La viñeta es de El Roto, ¿de quien sino? Una de las pocas luces que nos alumbran en estos días oscuros en los que el color del cielo oscila entre el marrón diarrea y el negro caguerà de borratxo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...