lunes, 31 de marzo de 2014

El soul blanco de Nick Waterhouse también pasó por Valencia

Es curioso, pero de un tiempo a esta parte se ha producido una explosión de bandas que reclaman una vuelta al soul más clásico, al de los éxitos modelo Motown o la Stax, ya sabéis de que os hablo. Vale, okey, hablar de explosión tal vez sea algo exagerado. Más aún cuando esta gloriosa liberación simultánea de energía calórica, lumínica, pero sobretodo sonora, no ha recibido mucha más cobertura que las cuatro elogiosas críticas a otros tantos artistas en algún medio de corte generalista. Excepción hecha del fenómeno Amy Winehouse, claro está. Y es que la contralto londinense fue quien inició el proceso, mal que les pese a algunos. Pero además del malogrado proyecto Amy, durante los últimos años hemos visto surgir a gentes como Black Joe Lewis, Eli “Paperboy” Reed, Jeff Hershey & theHeartbeats, JC Brooks & the Uptown Sound, Sharon Jones & the Dap Kings o Nick Waterhouse. De algunos ya os he hablado en este mismo espacio, de Nick Waterhouse no y ello a pesar de haber firmado “Time's all gone”, uno de los mejores álbumes del 2012. Es ahora y con motivo del concierto que dio el pasado sábado en La3, en el que venía a presentar sus nuevas canciones incluidas en “Holly” -un disco tan bello como fea es su portada- cuando paso a plasmar mis impresiones.

La cosa pintaba bien aunque la sala no tanto. Al final la cosa dejó de pintar bien y la sala, como era de prever, no mejoró. Aunque vayamos por partes.

Para sorpresa de propios y extraños cuando llegamos a la puerta de La3 - una media hora antes de la hora fijada para el comienzo del show - había allí una cola que ni el día del estreno de Star Wars. Al final estuvimos algo más de media hora esperando para acceder al recinto, cosa que aún no entiendo porqué, vale que éramos muchos y la sala se petó, pero aún así no es tanta peña como para esa espera. Más aún cuando, me consta, hubo quienes tuvieron que aguardar aún más rato y accedieron al recinto con el concierto ya empezado. A nosotros al menos nos dio para ver/oír canción y media de unos teloneros, pareja chico-chica de Barcelona cantando en inglés, a quienes no pude dedicar la atención que seguramente merecían.

En fin, que en estas estábamos cuando salió a escena el joven Nick y su banda de magníficos músicos blancos venidos de ultramar. Porque Nick Waterhouse es blanco, como toda su banda, excepción hecha de una guapa corista provista de una voz aún más bonita. La referencia a la raza no es gratuita, lo prometo, tan solo es que no deja de sorprenderme que casi todos los herederos del gran James Brown - y gran parte de las bandas arriba mencionadas- estén capitaneadas/copadas por músicos más blancos que la teta de una monja. El caso es que lo mismo me da que me da lo mismo. Porque allí se respiró negritud. ¡Como el Dios del soul manda! La emanada por un veinteañero californiano, pulcramente vestido y peinado, que toca la guitarra como un auténtico maestro. Al igual que el resto de compadres, con mención especial para esa pareja de saxofonistas tan importantes para el devenir de un show en el cual los metales adquirieron un papel totalmente protagonista. 

Con todo y con eso he de ponerle un pero a la actuación. Que hago extensible al último disco de Waterhouse. Y es que dentro del repertorio no hay canción que baje el nivel medio, pero tampoco hay ninguna que lo suba. Vamos, que lo que desde un punto de vista conceptual puede resultar glorioso, también puede conducirnos a la senda del tedio. Y algo de eso, pero no mucho seamos justos!-, también hubo el sábado por la noche.

Lo que sí que hubo y mucho, es desubicados que se dedicaron a joder y acabaron por afear la velada. Y es que en consonancia con el sonido vintage o retro al que estaba consagrado el show, allí se congregaron demasiados veteranos de la noche borrachos y parlanchines a los que lo mismo les hubiera dado estar en un concierto de Estopa. El caso era pintar el mono y dar la nota. Yo la verdad es que no lo entiendo, porque encima el concierto era caro de pelotas. O tal vezya que, según me cuentan, hubo bastante peña que entró por el gañote gracias a un sorteo de entradas. Bien harían los obsequiosos “sorteantes” en pensarse mejor a quien le otorgan la gracia para futuras ocasiones. Y es que ya somos pocos los habituales del circuito, como para que encima nos vayan espantando. 

Esto último me ha quedado de un pedante que pa' qué y lo sé. Pero me da igual. Para estar a disgusto mejor me quedo en casa y como yo algún otro asiduo. A ver si esos Vietnam veterans asisten a una vigésima parte de los conciertos a los que acude este menda. He dicho. 

jueves, 27 de marzo de 2014

Hans Laguna en el Tulsa

Hans Laguna tocó en el Tulsa el pasado sábado. Debería haber colgado una crónica al respecto el domingo, o a más tardar lunes, ya que estuve allí. Básicamente porque lo pasé estupendamente. Por eso y porque además creo que "Deletrea", el nuevo disco de este barcelonés, está realmente bien. Pop de autor recién salidito del horno, no exento de cierta experimentación, que merecería una reseña mucho mejor que esta. Pero ahora mismo no tengo ni el tiempo ni las ganas de hacerlo. Y la vida sigue y los acontecimientos se acumulan y los conciertos se suceden y el trabajo y los consiguientes dolores de cabeza no dan tregua. En fin... Paso de seguir con el lloriqueo, pero tengo muy claro que escribir aquí debiera ser un placer y no una obligación. Y ahora mismo hay más de lo segundo que de lo primero. Que le vamos a hacer. Nunca llueve eternamente. Eso sí, escuchad el disco que vale la pena. For free,  aquí mismito: 

Sorry Hans. Penitenciagite peña. 

domingo, 23 de marzo de 2014

Intemperie, de Jesús Carrasco

Él había ejercido la violencia tal y como había visto hacer siempre a quienes le rodeaban y ahora, como ellos, reclamaba su parte de impunidad. La intemperie le había empujado mucho más allá de lo que sabía y de lo que no sabía acerca de la vida. Le había llevado hasta el mismo borde de la muerte y allí, en medio de un campo de terror. Él había levantado la espada en lugar de poner el cuello. Sentía que había bebido la sangre que convierte a los niños en guerreros, y, a los hombres, en seres invulnerables.
Una de las mejores novelas, nacionales o internacionales, que me he echado a la boca en los últimos tiempos. Un niño escapa de casa y afronta una fuga a la intemperie, luchando contra un paisaje agreste, el Sol y la sed. Las referencias a Cormac McCarthy son inevitables, pero también a Miguel Delibes o incluso al Cela de "Pascual Duarte". En este caso, "la carretera" de nuestro héroe es una llanura infinita en la que reinan la sequía y la violencia. Un mundo cerrado, sin nombres ni fechas, en el que la moral ha escapado por el mismo sumidero por el que se ha ido el agua.

Novela de muchísima calidad. Cortita pero densa. Dura. Muy dura. Y eso que cuenta muchas menos cosas de las que deja intuir. Probablemente ahí resida uno de los triunfos de su autor. El otro es el increíble dominio del lenguaje que muestra. Cuestión bastante sorprendente teniendo en cuenta que "Intemperie" es el debut literario de Jesús Carrasco. Cuento las horas para degustar lo nuevo que nos regale este autor extremeño afincado en Sevilla, porque ha de ser la polla.

Léanla. No se arrepentirán.

jueves, 20 de marzo de 2014

Speak Low, de Javier Montesol

Nada mejor para sobrevivir a la resaca fallera que dejarse embargar por la cadencia jazzística de una canción como "Speak Low”. Compuesta en 1943 por Kurt Weill, con letra de Ogden Nash, para el musical de Broadway “Venus era mujer”, es posible que a algunos os suene. A los más cinéfilos del lugar casi seguro, si bien, la recordaréis gracias a la versión cinematográfica que de esta obra dirigió William A. Seiter en 1947. Por cierto, interpretada por una Ava Gardner en plenitud de facultades. “Speak Low” era y es aquel corte cargado de melancolía que nos hablaba/habla sobre el inexorable paso del tiempo. Un camino en el que siempre, ¡a Dios gracias!, aparecen desvíos hacia la felicidad. Aunque luego esta, como los ojos del Guadiana, aparezca y desaparezca con demasiada rapidez.

El pintor, ilustrador e historetista Javier Ballester Guillén (aka Montesol) se basó en esta bonita canción para retornar al mundo del cómic, después de más de dos décadas centrado en otros menesteres. No hay que olvidar que Montesol fue uno de los pioneros del cómic underground en España, gracias a su participación en revistas como El Víbora o Makoki. Y su vuelta ha sido notable, con una historia de dolor y esperanza, en la que un hombre ve como toda su vida se va a la mierda tras la muerte de un hijo, por culpa de un absurdo accidente de tráfico. Aunque más importante que la historia en sí, o mejor dicho, lo que hace que la historia sea más impactante, es como esta dibujada. Expresionismo puro. Intenso y descarnado, casi desnudo, de trazo guarro, tremendo.

Muy recomendable.   

domingo, 16 de marzo de 2014

Tumba Swing en el Tulsa

El pasado sábado el Aperitiver del Tulsa estuvo protagonizado por Don Rogelio J., artista multidisciplinar donde los haya, hombre que anda tras Aullido Atómico, los Tracahombres o Tumba Swing. Pero su inmersión en el mundo del artisteo no acaba aquí. De hecho un servidor conoce más su faceta como ilustrador o cartelista y no tanto la de músico. Si bien, ahora que lo pienso, esta fue la tercera vez (al menos) que le he visto actuar, con lo que... 
El tipo es un torbellino y su música al frente de Tumba Swing, donde toca guitarra y batería a la vez, además de cantar, da buena cuenta de ello. Blues guarro y machacón, primitivo e incluso oscuro, interpretado en la lengua de Cervantes. Pero es que además es bastante cachondo y sus speech entre canción y canción son desternillantes. Por momentos nos pegamos una jartá de reír como hacía tiempo no recordaba. Cosa que se agradece y mucho. Respecto a la música, pues que queréis que os diga, bastante ruido y aún más desgarro. Aunque menos ruido que las otras veces, es verdad, por aquello de "concierto acústico". Aunque bueno, acústico lo que se dice acústico ¡¡¡los cohone!!!
En fin, que lo pasamos de puta madre con la música y las anécdotas de Don Rogelio, amén de las birras de honor y los ganchitos cortesía de la casa. 

Eso y que si queréis más Tumba Swing, pasad por aquí... 
...y más Don Rogelio J. por acá.

Por cierto que la instantánea con la que ilustro la entrada no sé ni donde, ni cuando, ni de quien es. Quise tirarle alguna foto durante la actuación, pero entre las cervezas y el cachondeo se me fue la olla. Disculpe el fotografer no citado... 

sábado, 15 de marzo de 2014

Uli Hoeness, el hijoputa

Así, titulado de la forma más vulgar que se me ha ocurrido. Pero es que el personaje no se merece otra cosa. ¡Menudo hipócrita! Porque ha caído... y eso que se jactaba de ser alguien de conducta intachable, la instancia moral de Alemania, el amigo de la Merkel, el ejecutivo honesto, aquel que predicaba las bondades del trabajo bien hecho y honrado frente al caradurismo, la vaguería y la mamandurria propia de los países del sur de Europa.

Pero “dime de lo que presumes y te diré de que careces”, que reza el refranero que es muy sabio. O mejor aún, “a cada cerdo le llega su San Martín”. Porque “una cosa es predicar y otra dar trigo”. Y Uli Hoeness el listo, el auto proclamado apóstol moral de la honradez, en realidad es un chorizo de la peor ralea. Cual Bárcenas nibelungo se dedicaba a especular con decenas de millones de euros desde su cuenta secreta en Suiza. Y así es como el Presidente del Bayern de Munich ha conseguido evadir la friolera de 27,2 milloncejos de ná... En fin, pa' que seguir. 

Ahora me acuerdo de aquellas sonadas declaraciones contra España: “Les sacamos de la mierda y sus clubs de fútbol no pagan” proclamaba el gachón. ¡Que rostro! Y no porque estuviese totalmente equivocado, sino por hipócrita. Que fácil es ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el nuestro.

A la cárcel cabrón. Y a ver si se te bajan los humos. 

lunes, 10 de marzo de 2014

Monster

Joer, me he tirado dos meses enteros en los que mis lecturas en el metro se han reducido a seguir los pasos del doctor Kenzo Tenma en la búsqueda de su monstruo. El bicharraco en cuestión responde al nombre de Johan Liebheart y no es más que un chaval alemán, bastante atractivo e inteligente, a quien el neurocirujano japonés salvó la vida cuando tan solo era un niño. Además lo hizo contraviniendo las órdenes de la superioridad, lo cual desembocó en la muerte del alcalde de Dusseldorf y, consiguientemente, en el final de la prometedora carrera del Dr. Tenma dentro del sistema sanitario alemán.

Monster” es un manga escrito y dibujado por Naoki Urasawa que está compuesto por la friolera de treinta y seis tomos de unas 100 páginas cada uno. 3600 páginas de en las que uno acaba absorto, por más que las diferentes líneas/historias paralelas a veces nos hagan perder el hilo de la narración principal. Este es el principal hándicap de una novela gráfica que, por lo demás, me ha parecido bastante buena. Bueno, eso y el asunto de la extensión. Y es que estos japos se ponen a dibujar y son incapaces de parar. Lo de sintetizar parece que no va con ellos.

¿Dos meses para esta mierda de post? Pues sí tíos. Lo cogéis y os lo leéis...

...el manga digo.

Hala. 

viernes, 7 de marzo de 2014

Leopoldo María Panero (1948 - 2014)

"Aquí estoy yo, Leopoldo María Panero, hijo de padre borracho y hermano de un suicida, perseguido por los pájaros y los recuerdos que me acechan cada mañana escondidos en matorrales, gritando porque termine la memoria y el recuerdo se vuelve azul y gima, rezando a la nada por temor".
Hasta siempre tío loco... 

jueves, 6 de marzo de 2014

Haters gonna hate but lovers… ains loj lovers, si no fuera por ellos!!!

Joer, como diría la Lina Morgan (Freeman), “agradesío… emosionao… pero sobretó ¡grasias por venir!” Eso va fundamentalmente por ti Bboyz, que eres quien me ha nominado. Pero también va por todos los demás. Aquellos que perdéis un par de minutos diarios leyendo todas las paridas que se le ocurren a este menda. Y sí, habéis leído bien, he dicho dos o a lo sumo tres minutos diarios, porque cualquier tiempo de más que le dediquéis es una absoluta perdida de tiempo. 
Todo esto viene porque “Café, copa y puro”, elegante y bien informada bitácora sobre vinos y vinilos (y alguna otra cosilla más), me ha incluido entre sus cinco galardonados con el Versatile Blogger Award

- ¿Lo queeeeeeeeeeeé?

Vale tíos… lo reconozco… yo tampoco tenía ni pajolera idea de este asunto… pero mola. Y como mi madre me enseñó que los regalos se agradecen y no se (des)cambian... aunque luego llegó El Corte Inglés con el puto cheque-regalo y lo jodió todo... Pero bueno, eso es otra historia que no viene a cuento. Lo dicho, que se agradece el detalle y mucho. Gracias Bboyz. Espero honrar este premio.  

Según parece, la aceptación del VBA conlleva una serie de compromisos aparte de colocar en el blog la chapita que veis ahí a la derecha (y con la que ilustro la entrada) y agradecer a quien te nominó (aunque eso va de suyo). Cuestión esta que acepto de buen grado, como no podía ser de otra forma. Eso sí, como buen tocapelotas que es uno, voy a aplicar una interpretación libérrima de los compromisos adquiridos, pero tratando de no contrariar el espíritu de la norma. Y es que para algo me habían que servir los cinco años en la facultad de derecho ¡cagontoloquesemenea! Así que, procedamos con las nominaciones, que no van a ser quince como exigía la letra pequeña del contrato. Más que nada porque creo que es innecesario ponerse a hablar sobre las bondades de tantos blogs cuando, justo aquí a la derecha, en esa cosa que los modernos denominan blogroll y que un servidor llama “Suloki recomienda”, tenéis unos cuantos que merecen la pena. Obvio. Por eso Suloki recomienda, ¿capish? Con todo y con eso me parece oportuno destacar a cuatro, por tratarse de reductos internetiles sin cuya existencia no merecería la pena navegar por la uorluaiduev. Por cierto que, hilando con lo anterior, nunca os ha pasado que de tanto bucear por la red ¿acabáis con la sensación de que habéis llegado hasta el final de internet? ¿No? ¡Pues a mi tampoco tíos!
Bueno, vamos a lo que toca. Mortadela de la buena. ...i en olivetes...:

1. Music is my girlfriend. Espacio comandado por maese Txarls, ayatolá del rock y del pop, enebeadicto de pro, culerdo convencido y buen tipo, esbozado así a trazo grueso. Bueno, esto último es irrefutable, creo que no ha matado a nadie y robar… pues bueno, ya sabéis que en este país robar no es delito, ya me entendéis. Un más que merecido premio para una de mis Biblias musicales.   
2. Iván Rojo. Bitácora regentada por un gran escritor y mejor borrachuzo, compañero de correrías y no seáis mal pensados, que aquí mariconadas las justas. Relatos y poemas sobre el desencanto, el desamor y esas flores raras que crecen hasta en el cieno.
3. Vikinga Ilustración. Navío capitaneado por una vikinga pequeñita y de pelo negro, pero como bien dice ella, no por eso menos despiadada. Alguien que nos lleva a transitar por mares turbulentos hasta topar con paraísos escondidos en recónditos lugares. Y todo ello gracias al formidable poder del trazo y el color.    
4. Café, copa y puro. Te devuelvo el cumplido compadre. Y no de forma gratuita, ni mucho menos por compromiso. Impagables recomendaciones musicales y enológicas trufadas de recuerdos, reflexiones y ensoñaciones de un tipo que sabe de lo que habla y lo que es más importante, sabe como transmitirlo.  
Bueno y aquí debería terminar este relación no jerarquizada de premiados, ¡pero no! Añado un premio extra para alguien que no tiene blog, pero debería. Poseedor de un vasto y complejo mundo interior (tan complejo que no lo entiende ni Dios), lector constante y distante, renegón profesional y aconfesional, polemista persistente y efervescente y a pesar de todo ello un bon xicon que diuen al meu poble. Su espacio debería llamarse Esta kaixeta pa’ la maredeueta. Cuento las horas para que vea la luz tan glorioso espacio. 

Y con eso cumplo con la mitad de lo prometido. Tan solo me queda lo de comentar algunas cosillas sobre uno mismo. Aunque no sé si vale la pena, teniendo en cuenta que uno lleva ya cinco años publicitando su vida en este dominio. Vamos, que la vida privada de monsieur Suloki tiene de privada lo que el coño de Maria Magdalena antes de conocer a Jotacé. Pero bueno, ya que estamos… ahí van los... 

#sulokifacts 

- En primer lugar os revelaré que ni me llamo Suloki, ni soy finés. Mi nombre es OseMari y nací en Fachadolid hace la tira de años. He tenío algún curro interesante en la cosa pública, pero no puedo comentaros nada sobre ello. Un contrato leonino con una editorial de prestigio me lo impide.
- Me encanta disfrutar de un buen disco, sumergirme en el mundo de la lectura, acudir al cine periódicamente, viajar cuando puedo y me dejan, caminar sin rumbo por mi ciudad, ver vídeos sobre gente que se cae, comprarme zapatos y zapatillas de todos los colores posibles, el prive y el buen yantar, el sexo oral, elaborar trovas vagamente inspiradas en el hit del momento, cagar con ganas… como veis todo ello muy convencional.
- Enlazando con lo anterior, es evidente que disfruto con mogollón de cosas y, obviamente, me gusta hacerlas todas, ¡pero no a la vez! Eso sí, jamás pasa un día sin que haya escuchado un par de buenos discos y raro es que acabe la jornada sin tomarme una copita de buen vino (colitis ulcerosa mediante). Es el aire que me da la vida.
- Me mola mucho -¡pero que mucho!- la ginebra. Y sí, ya lo sé, lo del gin-tonic se nos ha ido a todos de las manos. Ha acabado convirtiéndose en una moda bastante esnob, sobretodo por culpa de la mierda esa de las Premium, la Fever Tree y la jartá de complementos que convierten tu copa en una pecera… ¿Dónde quedó lo del Larios con Escheuepes y las monstruosas resacas que ese mejunje dejaba? ¿Y la tónica Finley? ¿Que fue de aquello? 
- Ahondando en lo de mi vida como un drunker: Estoy convencido de que uno de los mayores placeres de la vida es asistir a un concierto... ¡borracho! ¡A cualquier concierto! Pero borracho. Hombre, si es de alguna de tus bandas favoritas tanto mejor. ¡Yaaaa! Me temo que sé por donde me vais a salir. Bustamante sobre un escenario no es un concierto. Repito, NO es un concierto. Es una pantomima. Y no hay nada que discutir.
- A falta de un buen concierto, una terracita con un buen vermú, preferiblemente un “americano” elaborado a base de Cinzano, Campari, sifón (¡gaseosa no!) y su rodajita de naranja, junto con unos berberechos, puede transformar el momento en algo memorable. Hombre, unas cervecitas con papas y cacahuetes también me vale. Eso sí, siempre en compañía: la de mi novia y/o la de mis amigos. Y si no quieren venir, ¡pues más para mí!
- Siguiendo con mi afición a los excesos: "La grande bouffe" es un referente absoluto. Una manera admirable de fenecer.
- Café, siempre café. A todas horas café, solo, fuerte, cortito y sin azúcar. Algunos tés tampoco están mal, pero bueno, café 5 - Té 0. El poleo y las demás mierdas puntúan negativo.  
- "La patria es el último refugio de los canallas" es una verdad como un templo que no admite réplica. Y me la trae al pairo si se la queréis atribuir a Samuel Johnson o a Berthold Brech (pronunciado Beeeeeerthooool Breeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeejjj). Los trapitos de colores para Carnaval. Y si ya están viejos, pues los utilizamos para limpiar el polvo.
- Soy un enojón irreparable y un discutidor invencible. Y a ver quien tiene huevos de rebatirlo que le parto la cara.
- Odio conducir. Vamos, que no conduzco. La última vez que lo hice fue para llevar a mi padre al Hospital y por poco no acabamos los dos ingresados. Me encanta el tren.
- Roma es la ciudad más maravillosa del mundo mundial, seguida de Granada, San Francisco, Valparaíso y Bilbao. Valencia tampoco esta mal. Almussafes es mi pueblo y pueblo, como madre, no hay más que uno, aunque sea feo de pelotas.
- No tengo gatos, ni perros, ni periquitos, ni un terrario con una iguana, ni ganas. Lo más parecido a una mascota que he tenido en mi vida se llamaba Frankie y era una salamanquesa que se coló en el piso. Allí estuvo el tío echándonos una mano con el asunto de los bichos. Pero un buen día se fue para no volver... ¡y sin acabar su trabajo el mu desgrasiao!

-Me encanta montar en bici pero no tengo bici. Gracias al Valenbisi me pasa como al marinero de la canción, que tengo una en cada puerto. 
-  ¿Os acordáis de aquel chiste sobre un nudista que caminaba por la playa dejando tres surcos en la arena? Je je je… Pues ese tío...  
-  Una película: “Matar a un ruiseñor” de Robert Mulligan; un libro: “Los desnudos y los muertos” de Norman Mailer; un escritor: sin dudarlo, Cormac McCarthy; un disco: el “Aenima” de Tool; una canción: por supuesto “Smells like teen spirit” de Nirvana; un cómic: “S” de Gipi; un pintor: William Turner; un cuadro “Judith y Holofernes” de Artemisia Gentileschi; un personaje de la historia, ex aequo el emperador Juliano “el apóstata” y don Diego de Torres Villarroel; un personaje de ficción; Ignatius T. Reilly; un político decente: Olof Palme; un icono sexual: El yi para Elizabeth Shue, el yang para Lauryn Hill; un deporte: el basket; un ídolo deportivo: Paolo Futre (y tiene cohone porque simpatizo con el Real Madrid); un refrán: “arrieros somos y por el camino nos encontraremos”…
- El cosmos está tremendamente sobrevalorado y Carl Sagan es un pesao. Bastante tenemos con lo que hay aquí como para preocuparnos con lo que “supuestamente” hay allí.
- Jim Morrison es un brasas insufrible.
- Tengo un iPad, un iPod y antaño tuve un MacPro, pero os lo creáis o no, el señor Jobs y su legado me la suda bastante. Eso sí, nunca he pagado por un móvil.  
- Me he pasado la mayor parte de mi vida con greñas, a veces por elección, normalmente por vagancia. ¡Va en serio! Para este menda, lo de acudir al peluquero es un puto suplicio. Y es que me resulta super violento que me toquen los pelos. Mi teshoooooooro!!!
- “Home roig gos pelut, abans mort que conegut”, es sabiduría popular en estado puro.
[...]

Y con esto ya es suficiente...

Agur.

martes, 4 de marzo de 2014

Recomendación (pseudo) literararia

Por definición, la literatura es el arte que utiliza como instrumento la palabra. Pues bien, es mentira, se ponga como se pongan la R.A.E., el I.E.C., la Academia Francesa y hasta la Wikipedia. ¿Y eso porqué? Pues porque hay libros que sin incluir una sola letra, cuentan muchas más cosas que otros repletos de palabras. Os estoy hablando - y recomendando-  "Retratos" del italiano Tullio Pericoli. Un tocho de más de 600 páginas entre las que se incluyen 580 biografías gráficas de otros tantos célebres personajes de la política, la ciencia, el cine y la televisión, la literatura, la música y el arte en general. Y es que, como reza el refrán, una imagen vale más que mil palabras.  

[mercy monsieur Kaixeta]

lunes, 3 de marzo de 2014

Alberto Montero en La Llimera

El valenciano Alberto Montero es responsable de uno de los discos más bonitos surgidos durante el pasado 2013 en este país. Y decir 2013 es quedarse corto, porque la cosa tiene visos de trascender. Se trata de “Puerto Príncipe”, tercer larga duración de Alberto. Un disco que, según he leído, debe su nombre a la calle barcelonesa donde reside. Y es que es difícil encontrar cosas de esa calidad y con esa sensibilidad!) dentro de un artisteo patrio muy dado a repetir fórmulas venidas de ultramar, con mejor o peor fortuna. Vale, probablemente estoy exagerando un poco, pero es que llevo varias semanas con algunos de los estribillos de “Puerto Príncipe” metidos en la cabeza y tratando de comprender como coño no le había prestado más atención a este maravilloso cantautor de la terreta que me vio nacer... ♪ ♫ no parece que vaya a volver noche de verano es lo que quiero ser um um um um ...
La música de Alberto remite a muchas cosas y por ello es harto difícil de etiquetar. A veces suena psicodélico, mientras que otras parece un trovador medieval ("no queda espacio para nada ... manada manada da dadá ♪ ♫"). La cadencia de sus composiciones es claramente jazzística, si bien nunca se aleja demasiado de la mejor tradición folk-singer. Incluso consigue hacernos respirar aires latinoamericanos que evocan a figuras como la del chileno Inti Illimani. De esto último tiene la culpa ese timbre de voz tan especial. Vamos, tan especial que es su valor fundamental. Pero es que incluso hay momentos en los que Alberto nos introduce en el mundo del séptimo arte, con canciones, como la que abre el disco, que tienen una clara vocación de banda sonora. En este sentido, él mismo ha manifestado en alguna ocasión que estaría encantado de dedicarse a ese cometido.
Esta claro que si hemos de reducirlo a una etiqueta, lo que hace Alberto Montero es folk. Eso sí, un folk muy barroco y tremendamente complejo que se enriquece con todo tipo de influencias y que no elude aproximarse al universo pop. Para muestra un botón (de limón) hecho versión:
Sus canciones, al menos las últimas que ha grabado, son principalmente acústicas y lucen tanto en ese formato como acompañadas de guitarra - bajo - batería, como pudimos comprobar el pasado viernes noche. Porque ese día, en el espacio La Llimera, fue el momento de presenciar como el señor Montero era perfectamente capaz de defender y hasta enriquecer esas doce preciosas composiciones que se incluyen en “Puerto Príncipe”. Con delicatessen(s) como la que incrusto a continuación:
¿Y del concierto qué? Pues que fue una auténtica gozada, como no podía ser de otra manera. ¿Como pudimos dudar de ello, con ese discazo a cuestas? Un álbum enorme que, llamadme exagerado, contiene muchos de los elementos que se reúnen en otras obras musicales consideradas de culto... ¡Halaaaa!... Ahí queda eso...

domingo, 2 de marzo de 2014

Homenajes tardíos, homenajes debidos...

Philip Seymour Hoffman. 1967 - 2014 (by Timothy Banks - Paste Magazine)

Con tan solo cuarenta y seis años se nos ha ido el para muchos, entre los que me incluyo, mejor actor del universo Hollywood. Y es que la participación del neoyorquino en cualquier película, por mala que esta fuera, hacia que el producto cobrara interés. Y si no que se lo digan a Brett Ratner (ejem), director de aquella puta mierda titulada "El Dragón Rojo".
Pero bueno, si bien nos hemos quedado si Philip, aún permanecen entre nosotros el Truman Capote de "Capote", el padre Flynn de "La Duda", aquel leal asistente de El nota en "El gran Lebowsky", el maloso Owen de "Misión Imposible 3", el Freddy Miles de "El talento de Mr. Ripley", el maravilloso director de la campaña política demócrata de "Los idus de marzo", ese trasunto del creador de la Iglesia de la Cienciología en la mejorable "The Master", el inolvidable Allen de "Happiness", el Lester Bangs de "Casi famosos", el ambicioso Andy que enreda a su hermano y a su mujer en "Antes que el diablo sepa que has muerto", el excesivo bujarrón Scotty de "Boogie Nights", o aquel enloquecido director-montador que es el Caden Cotard de "Synecdoche, New York". Poca broma. 


Francisco Sánchez Gómez aka Paco de Lucia. 1947 - 2014 (by Oriol Malet - Jotdown)

El gran Paco de Lucia, algecireño eterno, guitarrista sin igual, maestro del flamenco y de la música en general. Uno de los pocos valores exportables de esa cosa bautizada por nuestros dementes políticos como "marca España". Lo más grande que ha parío Cai, tierra de mis ancestros, junto a Camarón de la Isla, que seguro habrá recibido con los brazos abiertos a su gran amigo Paco. Y es que siempre se nos van los mejores, que le vamos a hacer. 


Harold Ramis. 1944 - 2014 (Visto en Megacynics.com)

También ha muerto el caza fantasmas Egon Spengler. Inolvidable personaje presente en la memoria colectiva de todos aquellos que ya sobrepasamos la treintena. Aunque no solo eso le debemos a este actor, guionista y director nacido en Chicago. Porque también es responsable de haber dirigido dos de las películas con las que más me haya reído nunca: la divertidísima "Una terapia peligrosa" (con la descacharrante escena en la que se nos explica que es realmente eso del complejo de Edipo) y la mítica "Atrapado en el tiempo" (aquella genialidad por culpa de la cual, muchos ansiamos visitar antes de morir ese frío poblacho de nombre impronunciable en donde se celebra el jodido día de la marmota).  


Bob Casale. 1952 - 2014. 

Guitarrista y miembro fundador de Devo.  Y ya es el segundo miembro de la energética banda de Ohio que se nos va, tras el baterista Allan Myers fallecido en 2013. El tiempo pasa y la gente va desapareciendo. Ley de vida. 


Descansen en paz todos ellos. Y por supuesto, disfrutemos de sus obras. Es el mejor homenaje que se les puede hacer.  


sábado, 1 de marzo de 2014

Marzo de 2014. YA HUELE A PÓLVORA EN EL CAP I CASAL (aka ESTAS FALLAS VAS A FOLLAR POCO Y LO SABES)

♪ ♫ València en falles ♪ ♫ ♪ ♫ nanananana nananino nanana 
 ¡Ale! Ya estamos ahí... Con las paredes retumbado por culpa de los putos masclets lanzados por los niñatos, con o sin supervisión paterna, en sesiones non-stop que duran casi las 24 horas del día. Si a eso le unimos el olor a aceite requemado que desprenden las bunyolerias que estos días ocupan todos los rincones de la ciudad, pues os podéis imaginar que esto es una auténtico festival para los sentidos. Pero bueno, tampoco quiero ser renegón. Se supone que comienza eso que los meteorólogos (locos) llaman "buen tiempo", lo cual da mucha risa teniendo en cuenta que vivimos en una terreta sin invierno... En todo caso la gente copa las terrazas, existe más predisposición a intoxicarse en colectividad y cosas que durante todo el año no toleraríamos ahora hasta las auspiciamos. Consiguientemente, todos los elementos ayudan a quien necesite meterla (o recibirla) en caliente, que obtiene una serie de facilidades que ni Bankia en los mejores tiempos de la burbuja. Eso sí, la música de verbenas y bandas callejeras, por no hablar de la programación de los otrora interesantes conciertos de fallas, es directamente lamentable. Pero bueno, siempre os podéis consolar degustando esta maravillosa SuloTk de marzo, regalo de maese Sulo, redentor de almas. Y es que, si no fuera por este menda...   
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...